A finales del 2013 y principios del 2014, la actividad económica de México dibujó una tendencia de desaceleración, principalmente por factores de naturaleza temporal; para el segundo y tercer trimestre del año pasado se registró un mayor dinamismo, derivado de la evolución positiva de la demanda externa y una débil mejoría de la interna. El panorama continúa endeble.

Durante noviembre del 2014, el Indicador Global de la Actividad Económica (IGAE) aumentó 2.8% a tasa anual desestacionalizada, que representó un crecimiento menor en 0.08 puntos porcentuales respecto al mes previo, de acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

Con este resultado se revirtió la trayectoria de aceleración que trazó en septiembre pasado. Este comportamiento descendente de la variable que da seguimiento a la evolución del sector real de la economía, en el corto plazo, se debió a ascensos menores, con ajuste estacionario, en construcción, minería y algunos servicios; los rubros que continuaron con una pendiente positiva fueron, primordialmente, industrias manufactureras, comercio y agricultura.

Las actividades terciarias presentaron una variación anual de 3.0%, menor en 0.01 puntos porcentuales en relación a octubre; esta dinámica correspondió a la conducta de desaceleración en actividades legislativas, gubernamentales, de impartición de justicia y de organismos internacionales y extraterritoriales (pasó de 3.5 a 2.0% en el mes de referencia); servicios profesionales, científicos y técnicos, corporativos, servicios de apoyo a los negocios y manejo de desechos y servicios de remediación (1.9 a 0.9%); servicios financieros y de seguros y servicios inmobiliarios y de alquiler de bienes muebles e intangibles (2.6 a 1.7%), y servicios educativos, servicios de salud y de asistencia social (0.9 a 0.8 por ciento).

En sentido contrario, los apartados que esbozaron una dirección de expansión fueron servicios de esparcimiento culturales y deportivos, y otros servicios recreativos y otros servicios excepto actividades gubernamentales (1.6 a 2.1%); servicios de alojamiento temporal y de preparación de alimentos y bebidas (4.5 a 5.1%); transportes, correos y almacenamiento e información en medios masivos (1.7 a 2.6%), y comercio (5.1 a 6.2 por ciento).

Este último sector, que representa 15.5% de la actividad económica del país, obtuvo su crecimiento anual más elevado en 31 meses.

Las actividades secundarias aumentaron 2.4%, cuando en el mes precedente la variación fue de 2.6%; destacan los resultados mixtos de sus componentes. Si bien la construcción continúa por sextos mes consecutivo en terrenos positivos y con tasas anuales altas, su expansión de 5.0% significó romper con la tendencia al alza que comenzó en abril del 2014 (en octubre obtuvo 6.8 por ciento).

Con su caída de 5.7% en noviembre del año pasado, la minería prolongó a ocho meses su estancia en números rojos; este desplome es el más pronunciado desde junio del 2009 (6.0 por ciento).

Otro sector que presentó un incremento menor respecto a octubre fue generación, transmisión y distribución de energía eléctrica, suministro de agua y de gas por ductos al consumidor final (de 2.3 a 0.6 por ciento).

El conjunto de las industrias manufactureras, como motor industrial del país, exhibió un ascenso de 5.3%, su mayor nivel en 29 meses.

Las actividades primarias, lideradas por la agricultura y con un peso alrededor de 3.0% de la producción nacional, transitó de una tasa anual de -1.9% en octubre a 1.2% en el penúltimo mes del año pasado.

El IGAE, como proxy mensual del PIB, arrojó un crecimiento anual de 2.1% desestacionalizado en los primeros 11 meses del 2014, cifra que alcanzó el límite inferior del pronóstico de Hacienda, pero que aún está lejos del superior (rango de 2.1 a 2.6%); con cifras originales se ubicó en 2.0 por ciento.

A tasa mensual, este indicador se incrementó 0.49% en noviembre, menor en 0.25 puntos porcentuales en comparación con el mes previo.

Sin ajuste

En comparaciones anuales y sin ajuste estacionario, el IGAE aumentó 2.0% en términos reales en el onceavo mes del año pasado, frente a 2.7% en octubre y 3.0% en septiembre.

Las actividades primarias ascendieron 0.7%, resultado de una mayor producción de cultivos como mango, uva, caña de azúcar, trigo en grano, limón, alfalfa y chile verde, aguacate, naranja, cebolla, nuez, café cereza y papa.

Las secundarias aumentaron 1.8% a tasa anual por las alzas, principalmente, en edificación; equipo de transporte; equipo de computación, comunicación, medición y de otros equipos, componentes y accesorios electrónicos; productos metálicos; trabajos especializados para la construcción; industrias metálicas básicas, y de accesorios, aparatos eléctricos y equipo de generación de energía eléctrica.

En las terciarias se obtuvo un crecimiento anual de 2.3%, como consecuencia del desempeño favorable del comercio; servicios inmobiliarios; autotransporte de carga; servicios de alojamiento temporal; otras telecomunicaciones; actividades bursátiles, cambiarias y de inversión financiera; servicios profesionales, científicos y técnicos, y de alquiler de bienes muebles, marcas registradas, patentes y franquicias, entre otros.

A pesar de estos resultados, Alejandro Cervantes, economista senior de Banorte-IXE, espera un mejor desempeño de la economía mexicana para los próximos meses, ya que podría mantener un ascenso acelerado durante el primer trimestre del 2015.

Es probable, aseveró, que el sector fabril continúe registrando una actuación destacada por la mayor dinámica de crecimiento que ha presentado el consumo privado y la producción manufacturera en Estados Unidos, así como la fuerte depreciación que aún mantiene la divisa mexicana.

El especialista manifestó que el gasto interno continuará recuperándose debido a los siguientes factores: el mejor desempeño que ha presentado la industria manufacturera, que se verá reflejado en un mayor dinamismo de ciertos servicios relacionados con dicho sector, como el comercio y el transporte; la pendiente positiva que ha exhibido el mercado laboral mexicano; la trayectoria descendente que mantendrá la inflación durante el 2015, y la recuperación que han registrado las ventas minoristas.

[email protected]