Las petroleras privadas que operan en el país se mantienen en línea con la meta propuesta por la administración actual de alcanzar 280,000 barriles diarios de crudo al 2024, pero para ello se deberá respetar el acuerdo que realizó el gobierno de continuar apoyando sus actividades, expusieron la Asociación Mexicana de Empresas de Hidrocarburos (Amexhi) y el Consejo Coordinador Empresarial (CCE).

“Ese compromiso es muy importante porque necesitamos la certidumbre de que seguiremos trabajando de la mano con las autoridades, porque 280,000 barriles por día es un número muy grande. Podría ser más, pero también podría ser menos”, dijo Alberto de la Fuente, presidente de la Amexhi.

Frente a señalamientos que aseguran que los petroleros privados no han invertido en el país a partir de sus adjudicaciones en las rondas petroleras, Alberto de la Fuente aseguró que hasta el momento han ejecutado inversiones por 11,298 millones de dólares desde la apertura del sector petrolero en el 2014.

De esta cantidad, 400 millones corresponden a aprovechamientos pagados a la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH); 2,726 millones, a inversiones ejecutadas en exploración y producción de los campos; 1,990 millones, a pagos al Fondo Mexicano del Petróleo; 1,671 millones, a transferencias realizadas a Petróleos Mexicanos (Pemex) por bonos a la firma o acarreos en campos donde se ha asociado, y 4,511 millones de dólares, a levantamiento y adquisición de información sísmica del subsuelo.

De La Fuente recordó que, de 111 contratos vigentes, únicamente 29 cuentan con producción, que al conjuntar las áreas otorgadas en las rondas de la pasada administración, las migraciones y los contratos en los que tiene alguna participación Pemex suman 45,000 barriles diarios, volumen que por tanto aumentará 6.2 veces al concluir el presente sexenio.

Tan sólo para el 2020, los contratos privados aumentarán 50% su producción petrolera en comparación con el cierre de este año, con lo que añadirán 25,000 barriles diarios de aceite a la extracción nacional. Para ello, existen proyectos que incrementarán su extracción de aceite el próximo año, como el consorcio entre argentinas, Hokchi, además de los planes que lleva a cabo la italiana Eni y los del que conforman la estadounidense Fieldwood y la mexicana PetroBAL, de Grupo Bailleres, que alcanzará una producción de 20,000 barriles diarios para el 2020, dijo.

Actualmente, los operadores privados producen 44,000 barriles por día, derivado de los procesos licitatorios que organizó el gobierno priista de Enrique Peña Nieto, y pretenden cerrar el 2019 con 50,000. Los campos en los que todavía no hay producción se encuentran en etapa exploratoria, puesto que así fueron asignados, y los operadores mantienen el ritmo de trabajo para localizar reservas asumiendo el riesgo en su totalidad, sin que el Estado invierta en esta información del subsuelo, aseguró el también director de Shell en México.

Inversiones

La Amexhi recordó que en 147 planes para distintas etapas de los trabajos, como exploración, evaluación y desarrollo, la CNH tiene inversiones aprobadas para las petroleras privadas de 36,824 millones de dólares en los próximos 20 años, monto que se incrementará significativamente una vez que arranquen los desarrollos masivos de campos.

Al respecto, Carlos Salazar Lomelín, presidente del CCE, aseguró que “casi 37,000 millones de dólares son más de 2% del PIB del país. Es el doble de lo que el Estado puede invertir en infraestructura; es una cantidad impresionante, y también lo es lo que se ha invertido en sísmica para tener más información de nuestros recursos”.

Recuento de la participación privada

• Existen 111 contratos petroleros vigentes en el país, de los cuales 29 están en etapa de producción y el resto se dedica a la exploración del subsuelo.

• Al 1 de enero del 2019, los tres contratos de la Ronda 2.1 registraron reservas 2P por 1,043 millones de barriles de petróleo crudo equivalente, un incremento de 4.4 veces lo estimado en la adjudicación del 2015.

• Las reservas 2P en las asociaciones estratégicas con Pemex y privados en Cárdenas-Mora y Ogarrio aumentaron en 25 millones de barriles desde su adjudicación.