Conformada por expertos de la Academia y el sector privado, se lanzó ayer la Iniciativa Mexicana para las Energías Renovables, que pretende presionar al gobierno para volver más ambiciosas las metas en este tipo de generación y demandar a los candidatos a la presidencia incluir este rubro dentro de sus iniciativas.

Las metas actuales del gobierno son inerciales, las va a poder cumplir con lo que está ocurriendo. Lo es una meta de transformación ni implica cambio alguno , explicó a El Economista el consultor en temas de energía Odón de Buen.

Según este experto, incluso en lo que se refiere a 26% de generación de energía eléctrica a través de fuentes renovables para el 2012, el gobierno tendrá problemas, ya que para ello se cuenta con al menos 2,000 Megawatts instalados de energía eólica, mismos que ya tienen permiso pero que no se han puesto en marcha en La Ventosa, Oaxaca, principalmente.

El plan de trabajo de esta iniciativa, que contempla una revisión por parte de los tres candidatos a la Presidencia, exigirá un compromiso de al menos 30% en generación eléctrica por medio de renovables en los próximos años y ello, sin incluir las grandes hidroeléctricas.

Es indispensable revisar los esquemas de subsidio, tanto a los combustibles automotrices como a la electricidad, que representan una carga muy onerosa para las finanzas públicas , aseguró el experto en el tema, Gabriel Quadri.

La iniciativa contempla cinco puntos principales: metas más ambiciosas, mejorías en la red de distribución de la Comisión Federal de Electricidad, un sistema de precios e incentivos que refleje los beneficios que aportan estas energías, reorientar los subsidios a combustibles fósiles hacia desarrollo de tecnologías renovables y determinar como política nacional que un porcentaje de esta generación sea de origen nacional.

[email protected]