Ante el creciente registro de contratos colectivos de protección Patronal (CCPP)–acuerdo laboral entre patrones y sindicatos ficticios- el diputado del Partido de la Revolución Democrática, Francisco Hernández Juárez, presentó una iniciativa de ley que busca frenar la proliferación de esta forma de contratación en la que los trabajadores no conocen a su líder sindical ni son informados de que pertenecen a un sindicato.

Razón por la cual muchos trabajadores desconocen la existencia de estos CCPP; incluso llegan a celebrarse antes de que el respectivo centro de trabajo contrate a los trabajadores y suelen repetir mecánicamente las condiciones mínimas de trabajo contenidas en la Ley Federal del Trabajo, de manera que no representan beneficio alguno para sus supuestos agremiados , expresó.

La iniciativa establece que esta maquinación contra los trabajadores no podría existir sin la complicidad de las juntas de Conciliación y Arbitraje, federal y locales, y en general de las autoridades laborales; pero el problema va más allá.

Hernández Juárez estableció que el outsourcing y los CCPP son las dos caras de un mismo fenómeno de simulación jurídica, ya que el primero acaba afectando el ejercicio de los derechos colectivos y los CCPP impactan las condiciones individuales de trabajo.

La iniciativa para contrarrestar la proliferación de los mismos contempla que la persona que participe en la celebración, registro, administración o cualquier otro acto relativo a un Contrato Colectivo de Protección Patronal, se le impondrá prisión de tres a 20 años y una multa de 5,000 a 500,000 veces el salario mínimo general, conforme a lo establecido en el artículo 992 .

En caso de que el delito sea cometido por un servidor público en ejercicio de sus funciones, se prevén sanciones mayores. Hernández Juárez sostuvo que estamos frente a una práctica que abre el camino a sindicatos simulados, contratos colectivos simulados y emplazamientos de huelga simulados .

pmartinez@eleconomista.com.mx