La dura pelea que se está dando en el Tribunal de Defensa de la Libre Competencia (TDLC) entre Walmart Chile y la Asociación Gremial de Industrias Proveedoras (AGIP), que reúne a grandes empresas como Carozzi, CCU, Ideal, Nestlé, Watt's, Iansa y las embotelladoras de Coca-Cola, entre otras, pasó a un nuevo nivel después que la norteamericana contestara la demanda por abuso de posición dominante que pusiera la organización en octubre de 2020.

En un comunicado, Walmart informó que “rechaza enfáticamente lo expuesto por dicho organismo que agrupa a grandes proveedores cuyas participaciones de mercado son en sus categorías superiores a la que tiene Walmart en el mercado”.

Por lo mismo, la compañía asegura que esta demanda obedece a un tema netamente comercial y no de libre competencia. “Contrariamente a lo sostenido por la AGIP, Walmart Chile de ninguna manera podría imponer algo a esos grandes proveedores, en el marco de sus negociaciones bilaterales. Quienes sí han efectuado imposiciones son algunos de esos grandes proveedores y, lo que es más grave, ahora pretenden hacerlo actuando “en bloque”, a través de una asociación gremial, a pesar de lo cuestionable que eso es desde la perspectiva de la libre competencia”, señala parte el escrito presentado por la empresa, la que es representada por Carla Bordoli y Cristián Doren.

La norteamericana acusó que “estos grandes proveedores buscan imponer una determinada forma de desarrollar el negocio supermercadista que supone rigidizarlo, afectar su dinamismo y eficiencia, lo que, lamentablemente, termina reduciendo los beneficios que se generan en favor de las pequeñas y medianas empresas y consumidores finales, con el solo objeto de favorecer sus intereses comerciales”.

La empresa aseguró que no ha impuesto la contratación de la distribución de mercadería a través de sus Centros de Distribución, ni de la Reposición Interna, pese a que esto, dijo, traería eficiencia, además de facilitar el ingreso, desarrollo y protección de nuevos actores.

“La Centralización ha permitido que los proveedores no asociados a la AGIP, es decir, los pequeños y medianos proveedores, aprovechar la capilaridad de las salas de venta de Walmart Chile, teniendo presencia en su góndola, compitiendo con los grandes proveedores y mejorando el surtido de productos ofrecidos a los consumidores finales a nivel nacional. Es decir, la Centralización ha sido un mecanismo para generar más y mejor competencia dentro de cada una de las categorías”, destacó la supermercadista.