Los Consejeros Profesionales de Petróleos Mexicanos (Pemex) manifestaron el martes su apoyo a la paraestatal ante el presunto fraude que asciende a casi 400,000 millones de pesos por parte de la filial Exploración y Producción (PEP) recordando que para efectos contables, el Corporativo asumió como deuda pública directa todos financiamientos relacionados con los PIDIREGAS de 1997 al 2008, mismos que ahora son destapados sin razón.

En un comunicado conjunto, Rogelio Gasca Neri, Fluvio Ruiz Alarcón, Fortunato Álvarez y Héctor Moreira, aseveraron que la pérdidas de 398,564 millones de pesos mencionada por la Auditoría Superior de la Federación (ASF) y resaltada por el Comité de Vigilancia de la Cámara de Diputados aparece, efectivamente, en la auditoría realizada en el ejercicio fiscal 2010, pero que se define como el asiento contable al cual recurre cualquier empresa para efectos de consolidación de sus estados financieros, mismos que después explican con toda claridad dónde terminó el recurso al cual se hace referencia.

Por tanto, hablar de estos instrumentos "los Proyectos de Inversión Diferidos en el Gasto y/o Proyectos de Inversión a Largo Plazo, los PIDIREGAS, es hablar de instrumentos desarrollados en los años noventa del siglo pasado", que tenían la función de financiar infraestructura ante la escasez de recursos públicos, pero que poco a poco se han ido adaptando a las condiciones por lo que resulta inoperante aludirlos para destacar operaciones realizadas en la actualidad.

Es así que los cuatro miembros ciudadanos del Consejo de Administración de la paraestatal manifestaron su confianza en que este tema sea resuelto por la ASF y que se informe a la población de sus resultados a la brevedad posible, con el fin de no caer en especulaciones ni hechos falsos sobre temas perfectamente fundamentados.

kgarcia@eleconomista.com.mx