La privatización de la compañía aérea TAP Portugal ofrece todas las garantías de transparencia, según el secretario de Transportes, que rechazó las críticas del Partido Socialista (PS), el principal de la oposición, que pidió la suspensión del proceso.

"El Tribunal de Cuentas también tendrá ocasión de escudriñar todo el proceso desde su inicio hasta su final y, si con estas garantías de transparencia, de rigor y de seriedad, los señores diputados no están satisfechos, yo no sé de qué forma podríamos ser más transparentes, rigurosos y serios", dijo Sérgio Monteiro ante el Parlamento portugués.

"La privatización de TAP sólo será concluida cuando asegure el interés nacional de la empresa, de los trabajadores y de la economía nacional", agregó.

El secretario de Estado respondió así las fuertes críticas de la oposición contra el proceso de privatización de TAP, cuyo libro de encargos fue aprobado el jueves en el Consejo de Pedidos, donde el grupo brasileño Synergy Aerospace es el único candidato considerado en la fase de ofertas vinculantes.

El PS cuestionó el hecho de que haya sólo un candidato finalista luego de que hubiera varios interesados inicialmente y criticó la inexistencia de un precio base.

El operador brasileño Synergy Aerospace, que controla a la aerolínea colombiana Avianca, del empresario brasileño German Efromovich, deberá ahora hacer una oferta vinculante para la privatización del 100% de TAP, que incluya una porción del 5% para los trabajadores.

El Gobierno quiere cerrar la negociación en el 2012, mientras que el pago podría ocurrir a inicios del 2013.

TAP es una compañía aérea portuguesa que tiene rutas estratégicas importantes en el Atlántico sur, hacia Brasil y África, con una presencia importante en Europa con su centro en Lisboa, pero tiene una deuda superior a 1,000 millones de euros.

MFH