El decreto que permite la importación de medicamentos sin registro sanitario “desmotiva” el desarrollo e inversión de nuevos productos, señaló Carlos Grisi, director general de Grupo Grisi. “Invertir en nuevos registros ya no es motivante cuando pueden venir otros que no tienen registro”.

De acuerdo con el directivo, el registro de un nuevo producto ante la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios representa un gasto cercano a los 2 millones de pesos y llega a tardar entre siete a ocho meses, incluso un año “depende de la complejidad del producto”, detalló.

A decir de Grisi, las últimas modificaciones a las regulaciones han afectado sus costos; incluso presentaron un golpe a las ventas del segmento farmaceútico de la compañía, que representan 15% del total de los ingresos.

“Desgraciadamente, a mediados del año pasado, cambiaron las reglas y se cayó parte de la venta estimada que teníamos. No es nuestro negocio principal, pero ayuda mucho. Hacemos medicamento al IMSS y ahora tenemos que adecuarnos para seguir participando”.

Carlos Grisi mencionó que, si bien cerraron el 2019 con un crecimiento menor al esperado, que fue de 7% comparado con el periodo previo; esperan que el presente año aumente de dos a tres puntos porcentuales para cerrar el 2020 con un incremento de 9 por ciento.

[email protected]