Petróleos Mexicanos (Pemex) reportó una producción de 1.671 millones de barriles diarios de crudo en el promedio de julio, volumen que resultó 8.3% inferior al del mismo mes del 2018 y que se mantuvo sin ninguna variación en comparación con junio de este año.

Sin embargo, en el acumulado de los primeros siete meses del año, la extracción de crudo lleva un promedio de 1.671 millones de barriles por día, con lo que ha caído 10%, si se compara con los 1.857 millones de barriles por día del 2018. Ésta es la peor caída en el acumulado de los primeros siete meses por lo menos de la última década, según los indicadores de la empresa.

Así, en el séptimo mes del 2019 Pemex muestra una producción de crudo 35% inferior a la que tenía hace 10 años. La caída en volumen es de 890,000 barriles diarios en promedio en comparación con julio del 2009, lo que significa que lo que se ha dejado de producir en una década es 53% de lo que se produce en la actualidad.

Por tipo de crudo, la producción de petróleo pesado en julio fue de 1.059 millones de barriles, superior en 0.66% a la del mes anterior, pero inferior en 0.65% a la que se reportó en julio del 2018, lo que implica que en 12 meses se ha logrado apenas regresar a lo que se producía de este tipo de crudo hace un año.

La extracción de crudo ligero en el séptimo mes del año fue de 483,000 barriles por día, con lo que aumentó 1% en un mes, pero viene de una caída de más de 12% en un año. La producción de crudo superligero fue de 129,000 barriles diarios en promedio, con lo que se redujo 8.5% en un mes además de que ha bajado 38% en un año.

Por bloque

Por ubicación de los recursos, la extracción petrolera en aguas someras promedió 1.370 millones de barriles por día en julio, con lo que Pemex logró incrementarla 0.2% en un mes, luego de una caída anual de 8.9 por ciento. En los bloques terrestres del sur, la producción fue de 213,000 barriles diarios, con un incremento de 0.5% en un mes y una reducción de 5.3% en un año, mientras que en los yacimientos terrestres del norte del país la producción fue de 88,000 barriles por día, con una caída de 5.3% en un mes, luego de que en junio pasado se había logrado llegar a los niveles del séptimo mes del 2018.

En el Plan de Negocios 2019-2023, la dirección de Pemex pretende llegar a una extracción de 1.707 millones de barriles por día al concluir el 2019, aunque de enero a julio únicamente febrero tuvo un reporte de un volumen superior a 1.7 millones de barriles por día. Por lo tanto, al séptimo mes del año esta meta gubernamental está 2% o 36,000 barriles abajo.

La estrategia de la estatal consistirá en mantener el nivel de los yacimientos productores e incrementar la extracción de por lo menos 12 nuevos campos al cierre del 2019, de los 22 que definió como prioritarios.

De estos campos prioritarios, la Comisión Nacional de Hidrocarburos ha aprobado 14 planes que para los próximos 20 años añadirán una producción acumulada de 270,000 barriles diarios, con inversiones totales de 10,674 millones de dólares y la perforación de 105 pozos en los siguientes tres años.

Gas natural

La producción de gas natural aumentó apenas 1% en un mes, situándose en 4,892 millones de pies cúbicos al día en promedio durante julio.

En comparación con el mismo mes del 2018, se observó también un ligero incremento de 0.7% en la producción, con lo que al séptimo mes del año la estatal está llegando a los niveles de julio del 2018.

El gas asociado a los yacimientos de crudo, sin incluir nitrógeno, constituyó 56% de esta extracción, es decir, 2,740 millones de pies cúbicos en promedio diarios, mientras que en el promedio de julio Pemex extrajo 1,002 millones de pies cúbicos diarios de gas no asociado.

[email protected]