Aunque llega tarde en el sexenio, la decisión de iniciar un proceso para rescatar la banda de los 2.5 GHz es un paso en la dirección correcta del gobierno federal rumbo a un uso más eficiente del espectro radioeléctrico y una mejor y más barata provisión de servicios de telecomunicaciones en el país, estimaron expertos en el sector.

Aunque llega tarde, el anuncio es correcto porque ya da claridad respecto de cuál es el objetivo del gobierno en la materia , expresó Gerardo Soria, presidente del Instituto del Derecho de las Telecomunicaciones (Idet), organismo que además emitió un comunicado de prensa congraciándose por la decisión de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT).

El rescate es una decisión bastante acertada que le hacía mucha falta al mercado mexicano. Quizás sí sea tardía por la etapa en la que ocurre, pero más vale tarde que nunca , expresó por su parte Gerardo Flores, diputado que preside la Comisión de Radio, Televisión y Cinematografía de la Cámara de Diputados.

Irene Levy, presidenta de Observatel, expresó que si bien son buenas noticias que haya movimiento en un tema que se mantuvo estancado durante mucho tiempo, el comunicado de la SCT deja algunas interrogantes pues no clarifica detalles que, a su juicio, son fundamentales en un anuncio de este tipo.

El rescate debe, tener un objetivo concreto. No nos quedó claro cuál es concretamente la política pública a que se refirió la SCT. No dijeron cómo iban a licitar la banda, cómo la iban a fragmentar ni especificaron la tecnología que se utilizará. Es poca información para un anuncio de este calibre , opinó.

Por otro lado, tanto Flores como Soria coincidieron en que la SCT fue cuidadosa al determinar todo un proceso apegado a la ley de proceso administrativo para recuperar la frecuencias de la banda de 2.5 GHz, pues en esa medida se mitigarán las probabilidades de que prosperen las eventuales impugnaciones contra el retiro de las concesiones.

Igualmente, urgieron a que a la par del procedimiento para rescatar la banda, tanto la SCT como la Comisión Federal de Telecomunicaciones resuelvan las deformaciones que persisten en el mercado de telecomunicaciones, especialmente, en lo que toca a la regulación de competidores con poder sustancial de mercado y a la interconexión pues, de otro modo, una nueva licitación de frecuencias no despertará el interés de nuevos competidores en el mercado mexicano.

[email protected]