México ha registrado una reducción de sus exportaciones manufactureras por la desaceleración económica de Estados Unidos y un entorno de incertidumbre global, afirmó la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD).

En un reporte difundido este miércoles, el organismo de las Naciones Unidas expuso que México y las economías de América Central y el Caribe están más estrechamente relacionadas con el ciclo económico de Estados Unidos, a través de la red de producción manufacturera, las remesas y el turismo.

Para la mayoría de estas economías, se espera que el crecimiento en el 2016 sea ligeramente más lento que en el 2015, lo que refleja en parte la desaceleración del crecimiento en Estados Unidos , comentó en su Informe sobre el Comercio y el Desarrollo, que publica anualmente. Las exportaciones mexicanas manufactureras registraron una baja interanual de 3.9% de enero a julio, para llegar a 187,812 millones de dólares, de acuerdo con datos del Inegi.

Según las proyecciones de la UNCTAD, la economía mundial crecerá 2.3% en el año en curso, por debajo de 2.5% registrado en los dos años previos. A su vez, el Producto Interno Bruto (PIB) de Estados Unidos escalaría sólo 1.6%, un nivel menor frente a 2.4% del 2014 y 2.6% del 2015.

Por ello, concluyó que la recuperación de la economía mundial requiere que los dirigentes mundiales apliquen políticas macroeconómicas audaces, fortalecer la regulación de las finanzas y utilizar políticas industriales activas.

El organismo sostuvo que la desaceleración económica en las economías avanzadas es el mayor lastre para el crecimiento mundial y que los países en desarrollo ya se encuentran atrapados en una corriente descendente .

Para este año, se prevé que el crecimiento en Estados Unidos se reduzca a 1.6%, tasa de crecimiento similar a la de la zona del euro, mientras que en el Japón el crecimiento sigue sin alzar el vuelo.

Los encargados de formular políticas en todo el mundo se enfrentan al difícil problema resultante conjuntamente de la atonía de la inversión, la desaceleración de la productividad, el estancamiento del comercio, el aumento de la desigualdad y el crecimiento de los niveles de deuda , dijo Mukhisa Kituyi, secretario general de la UNCTAD.

En muchos países desarrollados, agregó, la intransigencia de las posturas con relación a la política fiscal, cuando no la austeridad pura y dura, únicamente ha propiciado una de las más débiles recuperaciones de una crisis económica de las que se tiene constancia.

[email protected]