Las compañías que no toman en cuenta a la diversidad para conformar sus consejos administrativos y otros cargos directivos, están ignorando un área de oportunidad que impulsaría sus negocios en distintos ámbitos, así lo consideró la empresaria mexicana Gina Diez.

"El chiste de un buen consejo es tener personas con otras formas de pensar y de diferentes géneros. En México deberíamos promover la diversidad, no solo de género, sino en todos los sentidos, para generar distintas formas de pensar, que beneficiarían a las empresas", dijo Diez, fundadora de Grupo Diarq en entrevista con El Economista, al comentar sobre la poca presencia de las mujeres en las altas esferas directivas.

El informe global de 2019 del Índice de Instituciones Sociales e Igualdad de Género, elaborado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) estima que la discriminación por motivos de género acarrea unas pérdidas de ingresos a nivel mundial de 6 billones de dólares, equivalentes al 7.5% del PIB mundial.

"Tuve la suerte de visitar Berlín hace dos años, y estar con Christine Lagarde y Angela Merkel en una reunión del G20. Y al hablar con la directora gerente del Fondo Monetario Internacional coincidimos precisamente en que es el discurso el que tiene que cambiar. No se trata de trabajar solo por la equidad, hay que hacer esto por el negocio de las empresas.

"Compañías que fabrican desde sartenes, ropa de niños, muebles y ropa interior femenina, no tienen una sola mujer en sus consejos de administración. Entonces es una cuestión de negocio, las mujeres generamos utilidades a las empresas", dijo Diez Barroso Franklin, en el marco del Women's Forum Americas 19, que se desarrolla en la Ciudad de México esta semana.

Lo anterior es evidencia de la necesidad de contar con fuerzas de trabajo diversificadas que reflejen los perfiles de los consumidores.

Según un informe de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), tres de cada cuatro empresas que han promovido a ejecutivas en sus órganos de dirección registran un incremento de sus beneficios entre 5% y 20 por ciento.

Sin embargo, la investigación de Grant Thornton Women in Business 2019 reveló que México se ubica en el lugar 23 a nivel mundial de puestos directivos ocupados por mujeres. El reporte muestra que en el país, 26% de las mujeres ocupan un cargo de este nivel, lo que representa ocho puntos menos en relación con 2018.

México se sitúa en un punto medio entre las economías más fuertes del continente, por encima de Brasil y Argentina, que registran 25% y 20% de mujeres directivas, respectivamente.

Más allá de las aulas

Diez Barroso comentó que la clave para erradicar la inequidad en México y a nivel internacional consiste en contar con las herramientas correctas para aprovechar las oportunidades laborales y ocupar los puestos de liderazgo sin importar si se es hombre o mujer. "Para mí todo se basa en la educación", dijo la empresaria.

La también fundadora de la universidad mexicana Centro, advirtió que actualmente en el mundo existen muchas mujeres ya cuentan con la educación académica necesaria para ocupar los puestos directivos, sin embargo les hace falta "los ingredientes" necesarios para seguir "la receta" que les permita empoderarse realmente.

De acuerdo con el informe Panorama de la Educación 2018 de la OCDE, En México las mujeres conforman el 50% de nuevos estudiantes en nivel superior y 53% de los que se gradúan, pero esto no se ve reflejado en los salarios, pues las mujeres que trabajaban a tiempo completo reciben un 66% del salario de sus homólogos masculinos. Esto es ocho puntos porcentuales por debajo del promedio del organismo internacional que es del 74 por ciento.

Ante ello, y como promotora de la igualdad, Diez creó en 2016 centro de empoderamiento femenino llamado Dalia Empowerment, con el principal objetivo de enseñar "todo lo que la academia no enseña, que son las famosas soft skills, que forman a una persona totalmente preparada, balanceada, que le ayude a estar lista para negociar ese sueldo, tener la seguridad necesaria para ser líder y ocupar un lugar en ese consejo administrativo", detalló.

Perfil

  • Gina Diez Barroso Azcárraga figura en la lista de los empresarios más destacados de México, ella pertenece a la estirpe de los Azcárraga.
  • Está casada con el empresario Abraham Franklin.
  • En 1990 creó Grupo Diarq Diseño y Arquitectura, una empresa mexicana cuya visión es fomentar y desarrollar la creatividad en diversos ámbitos.
  • En 2004 comenzó con la Fundación Pro-Educación Centro, una organización sin fines de lucro que otorga becas de mérito a estudiantes merecedores de estudios creativos.
  • En 2006 creó Diez, una compañía dedicada al diseño, fabricación y exportación de lámparas y muebles 100% mexicanos que hoy se venden en Sudamérica, Estados Unidos, Europa, Rusia y Australia.
  • Es integrante de varias juntas internacionales y es una de las dos mexicanas pertenecientes a C200 (200 mujeres líderes empresariales del mundo).
  • Ha dado conferencias en escuelas de negocios en Estados Unidos, Sudamérica, México y Qatar.

abr