La Unión Europea (UE) instó a Estados Unidos (EU) a no alentar una posible guerra comercial mundial y, por el contrario, a reactivar las negociaciones para concluir la Asociación Transatlántica para el Comercio y la Inversión (TTIP, por su sigla en inglés), un tratado de libre comercio entre ambos.

El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, exhortó a Trump a “hacer comercio, no la guerra”.

Trump impuso la semana pasada aranceles globales a las importaciones estadounidenses de acero y aluminio, lo que originó la réplica de la Unión Europea de que el bloque impondría aranceles a productos estadounidenses, como pantalones de mezclilla, whisky y motocicletas y la contrarréplica de Trump sería que a esas represalias contestaría con aranceles a los autos europeos.

“Cuando el presidente se queja de demasiados aranceles entre la Unión Europea y Estados Unidos, lo puedo entender. Nosotros tampoco estamos contentos”, dijo Tusk, quien encabeza las cumbres de los líderes de la UE, en una conferencia de prensa en Helsinki.

“Ésa es la razón por la cual hace unos años empezamos negociaciones comerciales con Estados Unidos. Ahora debemos volver a esas conversaciones. Hagamos comercio, no la guerra, señor presidente”, agregó.

Las negociaciones de la TTIP fueron suspendidas por Trump, luego de que EU y la UE visualizaran ese pacto como un tratado comercial integral y de alto estándar.

Ambas partes buscaban, entre otras cosas, aumentar el acceso transatlántico a los mercados mediante la eliminación de barreras al comercio y la inversión en bienes y servicios y una mayor cooperación regulatoria. En el marco de la Organización Mundial de Comercio, la UE, Japón y EU presentaron recientemente un documento de seguimiento sobre el problema del exceso de capacidad en determinados sectores, entre ellos, el acero y el aluminio.

rmorales@eleconomista.com.mx