Ante el anuncio del presidente Donald Trump de imponer a partir del 10 de junio aranceles desde 5% a todos los bienes provenientes de México si el país no coopera para detener la crisis migratoria, el subsecretario para América del Norte, Jesús Seade, aseguró que el gobierno mexicano evitará desatar una guerra comercial.

“Es algo desastroso, esa amenaza llevada a la acción sería gravísima, extremadamente seria. No estoy diciendo que nos vamos a quedar cruzados de brazos hasta el 10 de junio para ver si va en serio o no, pero sí confío que sea algo que no esté destinado a llevar acción porque sería gravísimo”, manifestó durante una rueda de prensa en la sede de la cancillería mexicana.

Seade puntualizó que México deberá responder enérgicamente ya que no hay justificación en que por el tema migratorio el gobierno de Trump recurra a esa medida.

“Si llegara a suceder en mi opinión debemos responder en una forma enérgica, pero antes de eso ahora mismo iniciar contactos discretos para saber de qué estamos hablando y asegurarnos de que eso no esté realmente sobre la mesa (...) peor aún para dos países que están tratando de llegar a un tratado de libre comercio maravilloso, el mejor de toda la historia”, aseveró.

El subsecretario destacó que México no quiere entrar en una guerra comercial por lo que entablará un diálogo para buscar otras rutas y asegurar que no se aplique la medida.

“México estará en un aprieto y vamos a ver cómo se responde, lo normal para un golpe injustificado sería responder ojo por ojo: 5% a todas las importaciones de Estados Unidos (una medida espejo sería lo normal), pero es irse a la jungla cuando estamos queriendo construir algo bueno, más bien hay que hablar duro con ellos y decir que esto no se vale, pero es algo muy complicado, y lamento mucho el anuncio (...) imponer aranceles a todos los productos no era algo previsible”, aseveró.

En una declaratoria emitida por la Casa Blanca, se precisa que de no haber resultados por parte de México para aliviar el flujo migratorio ilegal los aranceles aumentarán el 1 de julio a 10%, 15% el 1 de agosto y si persiste el problema aumentarían a 20% a partir del 1 de septiembre para llegar a 25% desde el 1 de octubre, la tarifa se mantendría hasta que se detenga sustancialmente la ola migratoria que ingresa por México para llegar a Estados Unidos.

[email protected]