El equipo económico en Argentina definirá esta semana cuándo y cómo aplicar el primer aumento de precios de los combustibles (naftas y gasoil) en lo que va de 2020, algo que genera división interna. El porcentaje irá entre 7% y 10%, según lo que discutió el Gobierno con la cúpula de la petrolera YPF desde el miércoles pasado hasta el fin de semana, pero no está confirmado que sea inmediato.

Mientras la cúpula de la empresa estatal es proclive a descongelar los precios para cuidar sus finanzas, los que no estarían tan convencidos son el presidente, Alberto Fernández, y el ministro de Economía, Martín Guzmán, según cuentan fuentes, por el impacto de segunda ronda sobre la inflación.

De acuerdo con fuentes consultadas, Miguel Galuccio, actual presidente de Vista Oil & Gas, es el que está impulsando una suba de precios para ayudar al trabajo de su amigo Sergio Affronti, CEO de YPF. Los voceros de Galuccio niegan terminantemente esta versión.

Parte del directorio de YPF ya da por sentado que el incremento será esta semana. Pero los voceros de la compañía lo desmintieron rotundamente.

El ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, afirmó en Radio Rivadavia que “no está definido el aumento de la nafta”.

“Está bajo análisis. Es un precio que no tuvo modificaciones desde diciembre del año pasado. Se verá en las próximas semanas si se hace alguna rectificación”, completó.

La empresa estatal presentará los resultados del segundo trimestre, que será el peor de su historia por el impacto de la pandemia. Informará millonarias pérdidas dadas las restricciones a la movilidad, que le restaron entre abril y junio más de un 40% de sus ventas en el segmento de la refinación y comercialización de combustibles, su principal caja.