La Secretaria de Economía (SE) expresó su “decepción y preocupación” por la decisión del Departamento de Comercio de Estados Unidos (DOC, por su sigla en inglés) de eliminar la aplicación del Acuerdo de Suspensión a la Investigación Antidumping a las Exportaciones Mexicanas de Tomate.

A partir del 7 de mayo del 2019, los exportadores de tomate mexicano se enfrentan al pago de derechos compensatorios provisionales de 17.5%, el cual debe cubrirse como garantía para poder realizar sus exportaciones hacia Estados Unidos.

“Éste implicará un costo anual superior a 350 millones de dólares para el exportador mexicano de tomate y se espera que muchos pequeños y medianos exportadores se vean imposibilitados de hacer frente a esta pesada carga financiera”, informó la SE en un comunicado.

La eliminación del acuerdo de suspensión implicará a partir de este martes, entre otras cosas, que el DOC reactivará la investigación antidumping suspendida desde 1996. Su determinación final la deberá emitir a más tardar el 19 de septiembre del 2019.

Conforme a la determinación del DOC, la Comisión de Comercio Internacional de los Estados Unidos emitirá 45 días después su determinación final de daño a la industria, lo que podría suceder alrededor del 1 de noviembre del 2019. Con ello se definirá ya sea la aplicación definitiva de impuestos antidumping a la exportación de tomates a los Estados Unidos o bien, se volverá al libre comercio en el comercio México-Estados Unidos en este producto.

El acuerdo de suspensión, que funcionó desde 1996, reguló por 23 años de manera exitosa las exportaciones mexicanas de tomate al mercado estadounidense, a la vez que permitió a los productores mexicanos aprovechar las ventajas comparativas que tiene nuestro país para la producción de tomate.

Aun cuando el gobierno de México no es parte de este acuerdo ni puede participar de su negociación, la Secretaría de Economía, con el apoyo de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural y la Embajada de México en Estados Unidos, ha acompañado y apoyado a los productores mexicanos durante sus negociaciones con el DOC y los productores estadounidenses.

Cabe recordar que México desplazó a los Países Bajos como el mayor exportador de tomates del mundo en el 2018, con ventas externas por 2,261 millones de dólares, un récord. Pero este logro se basa en una dependencia prácticamente total con su vecino del norte, a quien envía 99.7% de sus exportaciones.

Los principales estados productores de tomate en México son: Sinaloa, San Luis Potosí, Michoacán y Jalisco. En el 2017, se produjeron en el país más de 3 millones de toneladas de jitomate.

El consumo per cápita en el mercado estadounidense ha pasado de 12 libras a principios de los años 80, a un promedio de casi 21 libras entre el 2010 y el 2017.

La Secretaría de Economía señaló que la imposición de este arancel preliminar de 17.5% podría resultar también en la desviación de comercio de México hacia otros países que cuenta con acceso preferencial en su acceso a los Estados Unidos.

La SE informó que, de acuerdo con datos de la Universidad de Arizona, los consumidores de tomate de los Estados Unidos resultarán afectados, pues tendrán que enfrentar un incremento de precios de entre 38 y 70% como resultado de la terminación del acuerdo y de la aplicación de derechos compensatorios provisionales.

[email protected]