Cummins, proveedora de los fabricantes de autotransporte, afirmó que comenzó el traslado de algunas operaciones desde China, India y Brasil para ubicarlas en México, luego de que Estados Unidos impuso aranceles a nivel mundial, y para avanzar en el proceso de elevar el contenido regional mientras arranca el Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC).

Ignacio García, vicepresidente de Cummins en Latinoamérica, explicó que una vez que entre en vigor el T-MEC, la industria de transporte pesado deberá incrementar el contenido regional de 62 a 75%, en un lapso de siete años, factor que está obligando a empresas proveedoras, que actualmente están instaladas en China u otras naciones fuera de la región de Norteamérica, a reubicarse para cumplir con la regla de origen.

En entrevista, el directivo de Cummins mencionó que dentro del grupo también ocurre el proceso de mover líneas de producción de Estados Unidos a México, por ejemplo, en el segmento de filtros en donde nuestro país se caracteriza por ser más productivo respecto a las plantas estadounidenses.

“Se mueven líneas de manufactura de EU a México en filtración y se expande la planta de (Cummins) en Ciudad Juárez para inyección de urea que demandan las Américas y lo que ayuda son las tarifas que impone EU a Europa y China, eso hace que vean a México como el lugar donde van relocalizar líneas de manufactura para surtir al mercado de EU”, destacó García.

El contenido regional de la industria de camiones deberá subir 13 puntos y eso traerá mayor integración de manufactura México-EU. “Trabajamos con 62% de contenido regional, pero ese valor subirá a 75 por ciento. Cuando uno empieza a ver componentes, están las fundiciones que vienen de Brasil y Alemania y los cigüeñales de acero de Brasil, los enfriadores con base de cobre que vienen de China, así como componentes de combustible que provienen de India y se analizan esos productos”.

El vicepresidente de Cummins destacó la importancia que posee la manufactura en México, tan es así que hace unos meses hubo una inversión de 35 millones de dólares para ensamble de motores ISX, como parte de la remanufactura.

La empresa estadounidense posee dos plantas en México, una en Ciudad Juárez y otra en San Luis Potosí, además de que provee 15% de componentes provenientes de China, otro 15% de India, otro aproximadamente 10% del mismo México, en tanto que el resto proviene de Estados Unidos.

Cummins está dedicado a la remanufactura de motores en México y en Estados Unidos produce motores nuevos, aunque en México, el nicho fuerte de la empresa es la elaboración de filtros y sistemas de combustible para todo el mundo. También se cuenta con sistema de tratamiento de gases por inyección de urea, cigüeñales y motores de alta potencia. “Tenemos que maximizar la potencia de esas plantas”. García precisó que la demanda en China seguirá creciendo, pero en Norteamérica tenemos la necesidad de tener mayor contenido regional.

Tenemos plazo de siete años a partir de que se apruebe el T-MEC, dijo el directivo, “aún hay tiempo, pero hemos trabajado con empresas de China e India, Brasil, para que empiecen a entender cómo abrir una planta en México y en EU y mover los productos”.

[email protected]