En la actualidad, miles de vehículos han dejado de circular en todo nuestro país como consecuencia de que una enorme cantidad de actividades económicas se ha paralizado debido a la contingencia por el Covid-19. Así como los ciudadanos trabajan desde casa, sus autos también han tenido que quedarse estacionados en la calle, o en el mejor de los casos, en una cochera. Por esta razón, te compartimos algunas acciones que Bridgestone recomienda para que las llantas no sufran daño por soportar una cantidad de peso significativa en una sola posición durante tanto tiempo. Así evitarás tener que gastar en cambiar las llantas averiadas.

  • Infla los neumáticos hasta 10% arriba de la presión de inflado recomendado por el fabricante del auto, pero asegúrate de no rebasar la presión máxima. Tener el automóvil detenido durante más de 30 días puede ocasionar que se pierda presión y se deformen los neumáticos, por lo que incrementar un poco la cantidad de aire permite prevenir consecuencias negativas. Cuando sea el momento de regresar a las actividades cotidianas, asegúrate de revisar la presión de inflado y reducirla a la recomendada por el fabricante del auto.
  • Examina el desgaste de las llantas. Busca un pequeño triángulo sobre el costado de la llanta (Tread Wear Indicator, TWI) para identificar el nivel de desgaste máximo para un neumático seguro y funcional. Si el TWI es visible entre las ranuras de la llanta, te recomendamos cambiarlas para mantener su óptimo desempeño; pero, sobre todo, tu seguridad y la de tus pasajeros. Si lo prefieres, puedes utilizar un medidor de desgaste para mayor practicidad.
  • Desplaza el auto unos centímetros cotidianamente. Realizar esta acción ayuda a que los puntos de apoyo de los neumáticos cambien, con lo que se evita una posible deformación por la pérdida de presión.
  • Enciende el auto al menos una vez a la semana. Prender el automóvil de forma periódica mantiene activa la batería y permite la circulación de aceite y combustible, lo que contribuye a mantener el motor funcionando correctamente.
  • Resguarda tu automóvil. De ser posible, mantén tu auto en un lugar techado, ya que la exposición directa y prolongada al sol, al frío o la lluvia puede afectar el estado de los neumáticos, así como el funcionamiento del vehículo en general.
  • Revisa antes de volver a usar. Si después de varios días detenido necesitas utilizar tu auto para una actividad esencial, es recomendable acudir a un centro de servicio para revisar la presión de inflado y estado de los neumáticos, así como los niveles de líquidos, funcionamiento del motor y estado general del vehículo.