El Departamento de Comercio de Estados Unidos puso fin preliminarmente a un acuerdo de comercio de tomate con México, vigente desde hace 16 años, a petición de productores de Florida, una medida que fue criticada duramente por la Secretaría de Economía.

Hasta ahora, el acuerdo entre ambos países ha implicado que por más de una década el precio mínimo de referencia del tomate mexicano vendido en el mercado estadounidense sea de 21 centavos de dólar estadounidense por libra, sin que ese producto sea sometido a algún tipo de investigaciones antidumping.

La resolución preliminar fue una gran sorpresa para nosotros y genera incertidumbre en la relación preliminar y en el abasto a industrias y personas de Estados Unidos, donde uno de cada dos tomates que se consumen es mexicano , aseveró Francisco de Rosenzweig, subsecretario de Comercio Exterior de la Secretaría de Economía.

El proceso para dar la resolución preliminar toma normalmente nueve meses, pero el Departamento de Comercio realizó este acuerdo de resolución en menos de dos, en plena campaña electoral presidencial. Además, dicho proceso requiere contar con el respaldo de al menos 85% de los productores estadounidenses de tomate, cuando únicamente dispone de 50% de ellos, según estimaciones del gobierno mexicano.

El tomate es el principal producto agrícola vendido por México en Estados Unidos. Tan sólo en la primera mitad del 2012, los envíos sumaron 1,022 millones de dólares, con una participación de 88.9% de todas las importaciones estadounidenses.

La resolución preliminar se tomó sin observar la solicitud de industria mexicana, presentada desde el 15 de agosto, de celebrar consultas a fin de encontrar una solución negociada mutuamente satisfactoria.

A partir de la publicación oficial de esta determinación, y dentro de las próximas seis semanas, las partes interesadas podrán presentar argumentos.

La Asociación Mexicana de Horticultura Protegida dijo que la exigencia obedece a la pérdida de competitividad de sus productores de tomate de Florida, como consecuencia de bajas inversiones en riego y tecnología.

[email protected]