Faltan sólo 15 días para que concluyan las exenciones que Estados Unidos otorgó a 34 países a los aranceles globales cobrados a las importaciones de acero y aluminio, lo cual está ligado, para el caso de México y Canadá, al resultado del avance de las negociaciones del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

De no otorgarse esta exención, Canadá sería, por mucho, el más afectado en la región de América del Norte.

La exclusión actual de Canadá y México de las tarifas de la Sección 232 es económicamente significativa, ya que los dos países representaron, respectivamente, 17.9 y 8.6% de las importaciones de acero y 40.5 y 1.5% de las importaciones de aluminio de Estados Unidos.

En el 2017, las importaciones estadounidenses de productos de acero y aluminio cubiertos por las tarifas de la Sección 232 ascendieron a 29,000 millones y 17,400 millones de dólares, respectivamente. Durante la última década, las importaciones de acero, por valor, han fluctuado significativamente, mientras que las importaciones de aluminio han aumentado constantemente.

En el 2017, excluyendo a Canadá y México, los tres principales proveedores externos de acero del mercado estadounidense fueron la Unión Europea, Corea del Sur y Brasil y los tres mayores abastecedores de aluminio fueron China, Rusia y Emiratos Árabes Unidos. En el caso de los dos vecinos de Estados Unidos, la prolongación de la exención dependería sobre todo del resultado de las negociaciones en curso del TLCAN.

[email protected]