Pichilingue, BCS. Las navieras mexicanas están negociando poder implementar filtros especiales en sus flotas, para cumplir con el requerimiento de reducir sus emisiones contaminantes; así como para formalizar lo estipulado en el Anexo VI del Convenio Internacional para Prevenir la Contaminación por Buques (Marpol, por su sigla en inglés), el cual fue firmado por autoridades mexicanas en octubre del 2014, con la finalidad de suministrar combustibles sustentables al transporte marítimo.

Arturo Musi, presidente de la Asociación Mexicana de Cruceros (Amepac), explicó a El Economista que se está negociando que, cuando se llegue a un puerto, cambiar de combustible para no emitir partículas tóxicas, así como tener filtros especiales para que esas emisiones medidas no afecten, pero eso todavía no entra, es hasta el 2018 y se está analizando .

Fue en octubre del 2014 cuando el gobierno mexicano, representado por las secretarías de Comunicaciones y Transportes (SCT), de Relaciones Exteriores (SRE) y de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), firmaron con la Organización Marítima Internacional (OMI) la Carta de Intención para la Adhesión de México a los Anexos de Marpol.

México es signatario de los anexos I, II y V de Marpol, con lo que está obligado a cumplir medidas para reducir la contaminación por derrames de petróleo y sus derivados, sustancias líquidas nocivas y residuos sólidos. No obstante, México no había suscrito el Anexo VI, cuyo compromiso es reducir las emisiones atmosféricas de los buques.

El Consejo Marítimo Portuario de México (Comport) advirtió que el costo de los fletes del transporte marítimo se encarecerían hasta 30%, con base en cálculos realizados por el organismo, ello en función del uso del diésel ultra bajo azufre (UBA), el cual también elevaría su costo 30%, al tener que importarse, lo cual ya se permite desde el 1 de abril del presente año, derivado de la reforma energética.

La producción de gasolinas y diésel de Pemex catalogada como UBA, junto con la elaboración de gasolinas Premium de bajo octanaje, significó 16% de la demanda total del país en el 2015, lo que significó

El senador Ricardo Barroso Agramont, quien preside la Comisión de Marina, refirió que la Reforma Energética ya es una realidad detonada en los puertos del país, pues con la implantación de la planta regasificadora, que se instalará en la zona de Baja California Sur, se ampliará la capacidad de recepción a buques y ferris que vengan a prestar este servicio .

[email protected]