Con el gobierno del presidente Felipe Calderón se arreció la política de "desindustrialización" en México, al implementarse medidas de desgravación arancelaria que favorecen el ingreso de importaciones, principalmente chinas, que condenan a la industria nacional a desaparecer, en perjuicio de la generación de empleos y la economía en general, acusó Rodrigo Alpizar, candidato a la Presidencia de la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (Canacintra).

El actual Vicepresidente Nacional del organismo precisó que tan sólo del año 2006 a la fecha, las importaciones se han incrementado más del 42.8%, equivalentes a 864 millones de dólares. Mientras que los resultados negativos arrojados por la política arancelaria se traduce en la reducción de personal en sectores estratégicos como el vestido de 144,034 a 138,344 del año 2010 al 2011; en juguete, de tener 11,003 empleados se redujo a 10,488 personas; y en calzado de 43, 366 pasó a 42,485 fuentes laborales.

"Urge reencauzar el rumbo de la industria y hacer un programa de desarrollo de proveedores, en donde si no producimos algunos productos de la manufactura, fomentemos al industrial y haya sustitución de importaciones", expresó en conferencia de prensa, a un mes de realizarse la elección interna de la Canacintra.

Hay desocupación en estos sectores, agregó, no se entiende ni hay coherencia en que la desgravación arancelaria haga más competitivas a las empresas y genere mas empleo. "Entre menos empleos formales más informalidad. México sigue teniendo recursos por petróleo, remesas y los informales", lamentó.

Rodrigo Alpizar que contendrá por segunda ocasión con Sergio Cervantes, actual dirigente de la Canacintra, exigió al gobierno federal y a los aspirantes a la presidencia de México, atiendan los problemas reales de la micro, pequeña y mediana industria, ya que "su gravedad ha sido olvidada, poco conocida y mínimamente atendida por las autoridades".

Los sectores industriales que han invadido los productos chinos son; en carreolas, un 90% de participación y ahora, la oportunidad de competir es mínima; en juguetes el 77% es chino, el válvulas 62%; máquinas y material eléctrico 40%; cerraduras 39%, y otros productos como las bicicletas, candados, serruchos, conexiones de hierro, herramientas de mano.

Ante ello, el industrial propuso un plan de rescate de la planta productiva nacional, el cual fue solicitado por los empresarios, quienes tiene dos opciones: renovarse o morir.

[email protected]