El optimismo entre los empresarios en la economía para este año se ha reducido exponencialmente, en particular en Europa, lastrada por la crisis de la deuda, por lo que la mayoría tiene sus esperanzas puestas en los países emergentes, en particular Brasil, China, India y Rusia.

Según una encuesta realizada en 60 países con una muestra de 1,258 entrevistas en el último trimestre del 2011 por la firma Price Waterhouse Cooper (PwC), divulgada en Davos, Suiza, que albergará el Foro Económico Mundial (WEF), a la mitad de los empresarios que 48% de ellos están convencidos de que la situación económica se va a deteriorar en los próximos 12 meses, frente al 15% que piensa que mejorará este año.

El optimismo varía en función de las regiones. Los ánimos más bajos se encuentran en Europa, lastrada por la crisis de la deuda, donde solo 25% piensa que los resultados de sus empresas van a mejorar, frente al 40% el pasado año.

La confianza cayó también en Asia Pacífico, al 43% frente al 54% hace un año, con China en cabeza, donde el 51% de los empresarios espera que la situación mejore, frente al 72% el pasado año.

Las insertazas sobre el crecimiento económico preocupan al 80% de los empresarios consultados, la inestabilidad de los mercados de capital al 65% y las respuestas de los gobiernos al déficit fiscal y la deuda al 66%, mientras que el 58% está preocupado por la volatilidad de los tipos de cambio y el 56% por la regulación.

Por otro lado, bajo el lema 'La gran transformación. Dando forma a nuevos modelos', el foro, la mayor reunión privada del mundo en la que este año participarán más de 1,600 líderes empresariales, buscará nuevos caminos para salir de la recesión y de la crisis de confianza.

El fundador del Foro, el profesor alemán de Economía, Klaus Schwab, estimó en declaraciones recientes que las secuelas de la crisis financiera mostraron los límites del modelo capitalista actual.

'No hemos aprendido las lecciones de la crisis financiera de 2009. No se pueden resolver los problemas con modelos superados', comentó Schwab.

En este contexto 'desalentador' respecto al optimismo reinante en ediciones anteriores, iniciarán mañana las primeras de las 250 sesiones previstas este año en el Foro Económico, el cuarto que se celebra en plena crisis mundial y que concluirá el próximo domingo.

La canciller alemana Angela Merkel será la encargada de pronunciar el discurso de apertura del foro que incluye este año en una de sus secciones, el Open Forum, un debate sobre el futuro del capitalismo.

Se prevé que Merkel haga una defensa del euro ante los asistentes y que anuncie algunas de las líneas económicas de su país y de Europa para este año.

Merkel será una de las figuras políticas más destacadas que participarán en esta edición del foro, al que han confirmado su asistencia 40 jefes de Estado y de gobierno.

apr/klm