Estocolmo.- El fabricante de automóviles Volvo dijo que paralizará la producción por una semana este mes debido a que la continua baja en la demanda, especialmente en Europa, hace que su meta de crecimiento sea más difícil de alcanzar.

Volvo, vendida por Ford Motor Co al grupo chino Zhejiang Geely Holding Group Ltd en el 2010, tiene objetivos eventualmente ambiciosos para duplicar sus ventas a 800,000 vehículos.

Sin embargo, esta meta se ha visto obstaculizada por la crisis económica europea, la desaceleración de la demanda china y las divisiones internas en la compañía.

"Europa es el principal mercado de Volvo Car Corporation y la persistente recesión está, naturalmente, afectando la demanda de nuestros automóviles", dijo en un comunicado Jan Gurander, director financiero y presidente ejecutivo interino de la firma.

"En este contexto, es esencial para nosotros seguir utilizando la flexibilidad que tenemos incorporada dentro de nuestro sistema de fabricación", agregó Gurander, que está reemplazando al presidente ejecutivo Stefan Jacoby, quien sufrió un derrame cerebral el mes pasado.

En el primer semestre de este año, Europa representó 50% de las ventas de Volvo, que ascendían a 221.309 vehículos. Estados Unidos tuvo 15% y China un poco más del 9 por ciento.

La compañía dijo en un comunicado que detendrá la producción desde el 29 octubre al 2 noviembre en su planta de Torslanda, al oeste de Suecia, reduciendo la producción en cerca de 3.000 vehículos.

Esto se suma a un recorte en la tasa de producción de la planta a 50 vehículos por hora desde el nivel de 57 vehículos que entró en vigor el 1 de octubre.

"No hay planes de cambios en la fuerza de trabajo permanente en la planta de Torslanda", dijo la compañía.

El objetivo de ventas de Volvo de 800,000 vehículos al 2020, desde los 450.000 del año pasado, se ha fijado con un gran impulso en las ventas a China, donde se está construyendo una planta de producción.

Sin embargo, Jacoby dijo a un diario sueco antes de sufrir el derrame cerebral que era poco probable que Volvo cumpla su meta de vender 200,000 vehículos al año en China en el 2015. Jacoby agregó en esa ocasión que Volvo vendió cerca de 47.000 vehículos en China el año pasado y que es probable que venda entre 45.000 y 46.000 durante el 2012.

apr