La dotación de crédito al sector privado sigue por debajo de las necesidades del país y comparado con el resto de otras naciones, tan sólo el financiamiento en México alcanza 23% respecto al Producto Interno Bruto (PIB), nivel inferior al promedio de América Latina que oscila en 27.5%, lamentó el sector industrial.

De acuerdo con datos de la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin), en Rusia, la banca comercial otorga crédito al sector privado sobre el 42% del PIB; en Brasil del 56% y de 86% en Chile, aunque en Singapur, el nivel es muy superior, de 108% del Producto Interno Bruto.

Sin una participación más decidida por parte de la banca comercial y de desarrollo, es poco probable que logremos acelerar el paso , advirtió el sector empresarial.

El organismo privado que dirige Francisco Funtanet destacó que la participación activa de la banca es insustituible para el desarrollo, ya que de la capacidad para cubrir las necesidades crediticias de la planta productiva depende el aprovechamiento de las ventajas competitivas de la economía, la modernización de las empresas, una expansión ordenada del crédito al consumo y por supuesto, un crecimiento acelerado e incluyente.

Si bien hemos avanzado en el reposicionamiento de la banca en la economía nacional, y se ha recuperado el financiamiento bancario, el acceso al crédito por parte del sector privado sigue bajo, insiste.

Ante ello, la Concamin propone promover una mayor competencia entre los proveedores de servicios financieros y reactivar la banca de desarrollo, considerando que el principal desafío del sistema financiero es aumentar la oferta de crédito a los agentes económicos, especialmente entre los estratos sociales y productivos donde los servicios bancarios pueden aumentar.