El financiamiento automotriz en México aumentó ligeramente 1.9% durante julio del año en curso, contra igual mes del 2020, al acumular 48,569 autos vendidos por la industria automotriz por la vía del crédito, lo que demuestra un mercado “deprimido”, pues al compararlo con los datos del 2019 (64,135 autos), denota una contracción de 24.2%, sostuvo la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (AMDA).

Aun cuando existe demanda, el director de la AMDA, Guillermo Rosales, explicó: “hemos observado que ya hay un impacto mucho más fuerte en la crisis de la producción mundial de semiconductores, aun cuando se vislumbró desde enero de este año, la suficiencia que se encontraba en la red de distribuidores que había en el país permitió sortear de buena manera la demanda de los consumidores mexicanos sin complicaciones en el primer semestre”.

En este sentido, reportó que el crecimiento del financiamiento ha sido parejo entre la demanda de seminuevos y nuevos, pues el inventario ha soportado la demanda de autos en el país.

En el periodo de enero-julio del 2021, la industria automotriz registró 422,004 colocaciones, al aumentar 14.1% en dicho lapso con respecto a 2020, esto equivale a 52,050 unidades adicionales. El desempeño de las colocaciones de vehículos nuevos tuvo un incremento de 14.1% y en el caso de las colocaciones de vehículos seminuevos se observó un avance de 14.0% en similar periodo, dijo.

El reporte de la AMDA con información de Inegi en el caso de comercialización, y de JATO Dynamics en el caso de financiamiento, señala que los principales plazos a los que se colocan los financiamientos de vehículos ligeros nuevos son: 60, 72, 48 y 36 meses para el periodo de referencia; en mayor medida a 60 meses. Estos plazos representaron el 78.4% del total de las colocaciones de vehículos nuevos.

Respecto al tipo de crédito, las ventas realizadas por las financieras de marca (vinculadas a los fabricantes) tuvieron una participación de mercado de 77.5%, con la colocación de 277,345 vehículos; seguido de los bancos con 20.7% y 74,084; mientras que autofinanciamiento mantuvo el 1.8% con 6,581 vehículos. Rosales comentó que las armadoras están prefiriendo el ensamble de vehículos de mayor valor agregado y mayor margen de utilidad y por ende se da la insuficiencia de unidades “que enfrentamos en mercados como el nuestro en el abasto de los productos que mayor demanda encuentra. Todos los segmentos y mercados están afectados, pero en el caso mexicano tenemos una agravante de la lógica económica privilegiando”. 

La AMDA refirió que del total de la comercialización de automotores nuevos entre enero y julio de este año, 59.4% fueron vendidas mediante un financiamiento. Sin embargo, México tiene una enorme oportunidad para las ventas a través del crédito, hasta 80% de las ventas.

lilia.gonzalez@eleconomista.mx