Las tomas clandestinas a ductos de transporte de combustibles de Petróleos Mexicanos (Pemex) aumentaron 53% en los primeros cinco meses del año en comparación con el mismo periodo del año pasado, sumando un total de 6,530 denuncias, publicó la estatal petrolera. Sin embargo, por primera vez desde noviembre del año pasado bajaron de un mes a otro en mayo, para ubicarse en 1,354 tomas clandestinas, que fueron 131 ilícitos menos que los reportados en el quinto mes del 2017.

En el reporte de tomas clandestinas publicado por Pemex, las perforaciones ilícitas de mayo superaron en 67% a las registradas en el mismo mes del 2017. Estas tomas han aumentado 325%, que son 1,036 tomas clandestinas más reportadas sólo en el quinto mes del año, en comparación con mayo del 2014.

Los reportes de ilícitos de los primeros cinco meses del año han aumentado en 385% en cinco años, ya que de enero a mayo del 2014 se registraron 1,344 tomas clandestinas, en contraste con las 6,530 reportadas en los primeros cinco meses del año, lo que implica 5,186 tomas clandestinas más en cinco años.

Por entidades, durante los primeros cinco meses del 2018 Puebla sigue a la cabeza en número de perforaciones, con un total de 1,025, que son 16% del total nacional. En comparación con los ilícitos reportados en los primeros cinco meses del año pasado en la entidad, el incremento es de 36%, que son 269 tomas clandestinas más de enero a mayo del 2018.

Destaca que, en los primeros cinco meses del año, Hidalgo desbancó a entidades como Veracruz y Guanajuato en número de tomas clandestinas y ocupó el segundo puesto entre los estados con más perforaciones a ductos de Pemex, con un total de 769 tomas clandestinas de enero a mayo de este año. Los ilícitos en la entidad aumentaron 2.1 veces, con 419 perforaciones más en un año.

Los estados que siguen en la lista con mayor número de perforaciones durante los primeros cinco meses del año son: Guanajuato, con 758; Veracruz, con 708; Jalisco, con 612; Tamaulipas, con 556, y el Estado de México, con 590.

kgarcia@eleconomista.com.mx