La Federación Mexicana de la Industria Aeroespacial (Femia) prevé que se incrementará de 5 a 30% el contenido nacional de la producción de aeropartes en México en los próximos cinco años.

A través de programas gubernamentales y de estrategias de negocios de las empresas se busca sustituir importaciones, lo mismo de aceros especializados y fibra de carbón que de materias primas como aluminio, titanio y químicos especializados.

La producción mexicana de aeropartes sumó 3,500 millones de dólares en el 2010, toda fue exportada y mostrará un crecimiento anualizado de 12% en el 2011, según estimaciones de la Femia, a la cual están adheridas 55 de las 232 empresas del sector que opera en el país.

INDUSTRIA JOVEN

Tenemos un contenido nacional de 5% porque es una industria joven en México, que prácticamente se ha desarrollado desde el 2003, pero tenemos muchas oportunidades de crecer , dijo Carlos Bello, director general de la Femia.

Carpenter Aceros Fortuna es una de las empresas que más recientemente se sumaron a la lista de proveedores nacionales en el sector aeroespacial. Dicha empresa forma parte del grupo mexicano de Carpenter Technology Corporation de Reading, una compañía centenaria dedicada a la creación de productos de ingeniería de alta tecnología.

Tras obtener la certificación AS9120, Carpenter Aceros Fortuna proveerá de aceros especializados requeridos en la producción de aviones.

Certificaciones, requisito

En la industria de la aeronáutica las empresas no compran partes si sus proveedoras no cuentan con certificaciones internacionales como la AS9120 o la PRI-Nadcap.

El gobierno federal se comprometió a desarrollar certificadores y cumplir con los requisitos que le permitan obtener la certificación del Acuerdo Bilateral de Seguridad en la Aviación (BASA, por su sigla en inglés).

El BASA permitiría que las certificaciones de empresas que realice la Dirección General de Aeronáutica Civil sean plenamente avaladas por la Administración Federal de Aviación de Estados Unidos, de modo que las aeropartes producidas en las plantas mexicanas puedan ser directamente montadas en el ensamble final o, en su caso, las aeronaves fabricadas en el territorio mexicano puedan volar hacia EU.

En el 2007 la industria aeroespacial en México exportó 2,700 millones de dólares, una cantidad que se elevaría hasta 7,500 millones al finalizar el 2012, según estimaciones de la firma canadiense Bombardier.

La compañía también estima que al finalizar el 2012 la industria aeroespacial mexicana contará con 330 plantas de manufactura, lo que representa más del doble del número de las que operaban en el 2007.

[email protected]