A pesar de los desafíos económicos, sanitarios y de trabajo asociados a la pandemia de coronavirus en el año 2020, la confianza de los líderes empresariales en la resiliencia de sus organizaciones aumentó, según el cuarto informe anual del Índice de Resiliencia Organizacional de BSI, que encuestó a 500 líderes de alto nivel de todo el mundo.

El índice reveló que los líderes se mantienen cautelosos, pero optimistas también, ya que el 57% de las empresas del Reino Unido, Estados Unidos e India esperan que sus resultados financieros mejoren este año. 

El concepto de resiliencia organizacional se refiere a la capacidad de una organización para anticiparse, prepararse y adaptarse tanto a los cambios graduales como a las perturbaciones repentinas con el fin de sobrevivir y prosperar, capacidades que han sido puestas a prueba en el último año.

En conjunto, la percepción de la resiliencia organizacional en las empresas a nivel mundial aumentó en 2020, con un tercio de las empresas, 33%, que confían plenamente en la resiliencia de sus organizaciones, un 5% más que en 2019.

Por tanto, es notable que muchas de las organizaciones entrevistadas consideren que las medidas que habían puesto en marcha antes de la pandemia tuvieron éxito y les ayudaron a sobrevivir, estabilizarse y empezar a reconstruirse, lo que aumentó su confianza para el futuro.

Aunque el 2020 fue un año difícil, muchas organizaciones salieron más seguras de la prueba de la pandemia. Dentro del estudio, existe una asociación entre los que informan de un mayor desempeño financiero y los que tienen una mayor percepción de su propia Resiliencia Organizacional.

 

“El año 2020 fue una prueba global de resiliencia organizacional y demostró de forma contundente la creciente importancia de la capacidad de una organización para prepararse y responder a perturbaciones inesperadas o repentinas. Es alentador ver un optimismo cauteloso sobre el futuro, ya que los líderes empresariales se centran en reconstruir mejor y las organizaciones reconocen claramente el valor de dar prioridad a la salud, la seguridad y el bienestar de los empleados, los clientes y las comunidades”, dijo Susan Taylor Martin, directora ejecutiva de BSI.

 

“Mientras miramos hacia la ‘próxima normalidad’, esperamos que el Índice de Resiliencia Organizacional continúe proporcionando a las organizaciones las ideas, la previsión y la inspiración para aprovechar las oportunidades que se presentan y garantizar que sus negocios sigan siendo resilientes en el futuro”, añadió.

Aunque la recuperación global será variable y se producirá a diferentes ritmos en todo el mundo, el índice descubrió que la seguridad y la confianza financieras no están repartidas de manera uniforme en todo el mundo. A pesar de que las empresas de Japón y China informan de retrocesos financieros similares en 2020, solo las organizaciones de China esperan un mejor año en 2021. Los encuestados sugirieron que este retorno más lento de la confianza en Japón es un reflejo de la cultura empresarial más que de las condiciones del mercado.

Los líderes empresariales de la India, Estados Unidos y el Reino Unido miran al futuro con relativo optimismo, duplicando o triplicando la confianza en sus organizaciones, a pesar de que casi la mitad de las organizaciones informan de peores resultados financieros interanuales en 2020.

Japón es el país con la mayor proporción de organizaciones que informan de un peor año en 2020, y prevé la recuperación más débil, ya que solo el 38% espera un mejor año en 2021. Por el contrario, las empresas estadounidenses fueron las menos propensas a informar de un cambio de suerte en 2020 y, junto con la India, son las más propensas a pronosticar un crecimiento, ya que el 64% espera un año 2021 más fuerte.

El informe identifica que la industria Aeroespacial es la que menos confía en su capacidad de Resiliencia Organizacional tras los sobresaltos de 2020; sólo el 43% espera una mejora en 2021, en contraste con el 67% de los líderes empresariales de la industria del entorno construido, el 61% de la industria del cuidado de la salud, el 57% de la industria de alimentos y el 56% de la automotriz. 

A pesar de la agitación causada por la pandemia de Covid-19, la Diversidad y la Sustentabilidad siguen siendo prioritarias en las agendas de las organizaciones de todo el mundo.

El informe reveló que –en lugar de desplazarse hacia abajo en la lista debido a la aparición de asuntos que se perciben como más urgentes– cuidar el bienestar de los empleados, los clientes y las comunidades era vital para reconstruir la Resiliencia Organizacional.

De los 16 elementos que componen la Resiliencia Organizacional, el informe concluyó que los más y los menos importantes son (+/- denotan un cambio anual en la clasificación):

Elementos de mayor impacto – los que se considera que tienen más efecto sobre la resiliencia

  1. Gestión de Proveedores – sube diez puestos respecto a 2019
  2. Escaneo del Horizonte – sube dos puestos con respecto a 2019
  3. Continuidad del Negocio – sube 13 puestos en comparación a 2019
  4. Innovación – sube dos puestos con respecto a 2019
  5. Compromiso con la comunidad – sube dos puestos respecto a 2019

Elementos de mayor desempeño – los elementos en los que las organizaciones consideran que han destacado

  1. Gestión financiera – mismo rango que en 2019
  2. Visión y propósito – mismo rango que en 2019
  3. Capacidad de adaptación – sube 10 puestos en comparación a 2019
  4. Liderazgo – sube un puesto respecto a 2019
  5. Gestión de la información y el conocimiento – baja un puesto con respecto a 2019

Elementos de mayor impacto – los que se considera que tienen más efecto sobre la resiliencia

  1. Gestión de Proveedores – sube diez puestos respecto a 2019
  2. Escaneo del Horizonte – sube dos puestos con respecto a 2019
  3. Continuidad del Negocio – sube 13 puestos en comparación a 2019
  4. Innovación – sube dos puestos con respecto a 2019
  5. Compromiso con la comunidad – sube dos puestos respecto a 2019

Elementos de mayor desempeño – los elementos en los que las organizaciones consideran que han destacado

  1. Gestión financiera – mismo rango que en 2019
  2. Visión y propósito – mismo rango que en 2019
  3. Capacidad de adaptación – sube 10 puestos en comparación a 2019
  4. Liderazgo – sube un puesto respecto a 2019
  5. Gestión de la información y el conocimiento – baja un puesto con respecto a 2019

Con información de Nicolás Lucas.