La Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA, por sus sigla en inglés), reportó que durante el 2016 la demanda global de carga aérea creció 3.8% frente al 2015, pero se enfrenta a la incertidumbre del comercio mundial y políticas proteccionistas.

En términos de demanda, el 2016 fue un buen año para el sector de carga aérea, impulsado sobre todo por el buen desempeño a finales de año. El fuerte aumento de las exportaciones es un dato positivo. Los gobiernos no deben olvidar que el comercio es una herramienta poderosa para el crecimiento y la prosperidad , dijo el consejero delegado del organismo, Alexandre de Juniac. Por ello, comentó que la industria del transporte aéreo de carga debe ser más competitiva y sumarse a la transformación digital para mejorar su eficiencia y la satisfacción del cliente.

El crecimiento de 3.8% en el 2016 frente al 2015, fue casi el doble respecto del alza del 2% de crecimiento medio de los últimos cinco años. Todas las regiones, excepto Latinoamérica, cerraron el 2016 con una nota positiva, casi la mitad de ese crecimiento se debe al desempeño de los transportistas europeos, explicó.

Las aerolíneas latinoamericanas experimentaron una contracción de la demanda de 1% interanual en diciembre del 2016, la capacidad cayó 7.9%, mientras que la demanda reflejada en el desempeño general de la región durante el año pasado volvió a registrar una caída por segundo año consecutivo, con una disminución de 4.2 por ciento. No obstante, en términos desestacionalizados, los datos de crecimiento están en línea con los niveles a comienzos del 2016, aunque la región continúa afectada por la debilidad económica y política, especialmente en Brasil, la mayor economía de la región, detalló.

Mientras que en Norteamérica la demanda de carga creció 3.7% interanual, la capacidad se contrajo 1.4%, aunque con el dato de diciembre, el crecimiento del año pasado se sitúa en un modesto 2%, frente a 1.3% del 2015.

A nivel general, IATA comentó que tras un débil inicio, los volúmenes globales de carga se recuperaron en la segunda mitad del 2016, principalmente debido a una fuerte temporada alta, el aumento del transporte de materiales de silicio, un giro en las exportaciones y la celebración del Año Nuevo chino en enero del 2017.