El mundo enfrenta el desafío de crear por lo menos 600 millones de empleos productivos durante la próxima década para generar un crecimiento sostenible y mantener la cohesión social, estima la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Según el informe anual del organismo sobre el empleo mundial, luego de tres años de que los mercados laborales han enfrentado continuas condiciones críticas y ante la perspectiva de un nuevo deterioro de la actividad económica el desempleo afecta hoy en día a unas 200 millones de personas en el orbe.

En su diagnóstico Tendencias mundiales del empleo 2012: revenir una crisis mayor del empleo , la OIT plantea que se requerirán al menos 400 millones de plazas en la próxima década para absorber el aumento anual de la fuerza de trabajo, estimado en 40 millones por año.

Señala que el mundo enfrenta un desafío adicional consistente en crear trabajo decente para casi 900 millones de trabajadores que viven con sus familias por debajo de la línea de la pobreza de dos dólares al día, la mayoría de ellos en países en desarrollo.

A pesar de los esfuerzos de los gobiernos, la crisis del empleo no disminuye y uno de cada tres trabajadores en el mundo -cerca de 1,000 millones de personas- están desempleadas o viven en la pobreza , detalla en el estudio el director general de la OIT, Juan Somavia.

Agrega que lo que se precisa ahora es que la creación de empleo en la economía real se convierta en la mayor prioridad.

En el documento la OIT externa que la recuperación que comenzó en 2009 ha sido efímera y que existen 27 millones más de trabajadores desempleados que al comienzo de la crisis.

Puntualiza que el hecho de que las economías no estén generando suficiente trabajo se ve reflejado en la relación empleo-población (la proporción de la población en edad de trabajar que está empleada), que experimentó la mayor disminución jamás registrada entre 2007 (61.2%) y 2010 (60.2 por ciento).

Asimismo, asegura que la población activa cuenta con casi 29 millones de personas menos que lo previsto con base en tendencias anteriores a la crisis.

El informe describe los escenarios para la evolución del empleo de cara al futuro: la proyección de base muestra tres millones más de desempleados en 2012, llegando a 206 millones en 2016.

Si las tasas de crecimiento mundial disminuyen por debajo de dos por ciento, entonces el desempleo se ubicaría en 204 millones en 2012.

Empero, en un escenario más positivo, que implica una rápida solución de la crisis de la deuda en la zona euro, la OIT dice que el desempleo mundial disminuiría en cerca de un millón de personas en 2012, comparado con el escenario base.

Afirma que los jóvenes aún se encuentran entre los más afectados por la crisis y por ello destaca que, en vista de la tendencia actual, hay pocas esperanzas de una mejora substancial en las perspectivas de empleo a corto plazo.

RDS