Los empresarios en México recortaron de manera histórica su confianza y expectativas en la economía nacional a consecuencia de la turbulencia generada por el Covid-19.

Durante mayo, el tercer mes de emergencia sanitaria, el Indicador de Confianza Empresarial tocó un nivel mínimo nunca antes visto tanto en la manufactura como en la construcción y el comercio. 

La contracción de confianza empresarial más drástica se presentó en el sector de unidades relacionadas con la producción de manufacturas; sólo en un mes la confianza de los empresarios se redujo 17.7 puntos, de acuerdo con cifras de las Encuestas Mensuales de Opinión Empresarial del Inegi

Por su parte, en los sectores del comercio y la construcción las caídas fueron de 15.4 y 13.6 puntos ,respectivamente.

En los tres sectores, que son fundamentales en la producción total mexicana, presentaron un Indicador de Confianza Empresarial cercano a 35 puntos, una cifra significativamente baja para el umbral guía de 50 puntos. Y en todos los casos el rubro más castigado fue el que evalúa la confianza de los empresarios en que exista un momento adecuado para realizar inversiones. 

Empresarios manufactureros, los más agobiados

Al tercer mes desde que llegó el nuevo coronavirus a México, la incertidumbre económica no para. 

Sólo de abril a mayo la confianza empresarial del sector manufacturero de poder realizar inversiones se contrajo 32.2 puntos, mientras que su confianza en la situación actual de la economía nacional y de sus empresas cayeron 20.4 y 17.1 puntos.

Sus expectativas acerca del desarrollo de sus unidades económicas de producción manufacturera también son negativas. 

Lo que más preocupa a los empresarios de este sector es la producción total, la demanda nacional e internacional de sus mercancías, el total de ocupados dentro del sector y la capacidad de planta efectivamente utilizada.

En todos estos rubros las expectativas cayeron a más de 10 puntos sólo en un mes. 

Constructoras, experimentan profundización de crisis

La incertidumbre generada por el Covid-19 llega a profundizar la crisis que ya atravesaba el sector construcción previamente. 

Durante mayo del 2022 la confianza de los empresarios constructores respecto de las inversiones se redujo en 19.7 puntos mientras que su confianza en la economía actual nacional y de sus empresas cayó 18.1 y 10.6 puntos respectivamente. 

Las expectativas empresariales dentro de este sector también alcanzaron sus niveles más bajos desde que se tienen registros (2011). 

Lo que más preocupa a las constructoras es el valor que tendrán las obras que realicen como contratistas principales o como subcontratistas. 

El comercio, no ve buen panorama 

El sector económico más importante para la economía mexicana, el comercio, enfrenta una situación inédita en términos económicos. 

Los empresarios de este sector realizaron un recorte de 27.4 puntos a su nivel de confianza en la posibilidad de realizar inversiones sólo en un mes (de abril a mayo). 

Los rubros con mayores bajas en el nivel de confianza, igual que en el sector manufacturero y construcción, se presentaron en los rubros de confianza en la economía presente del país y de sus empresas. La confianza cayó 19.0 y 15.0 puntos respectivamente en estos dos componentes. 

Las expectativas de los empresarios comerciales en México no encuentran un panorama favorable para este 2020 derivado de la crisis generada por la emergencia sanitaria. 

En este sector todos los rubros que evalúan las expectativas de los empresarios experimentaron contracciones mayores a 10 puntos. Lo que más les preocupa son las ventas y compras netas, los ingresos percibidos por comisión y el total de personas empleadas en el sector. 

Los efectos más pronunciados de la crisis económica y social por la pandemia comienzan a observarse en México.

Organismos internacionales y consultorías esperan una contracción económica importante para la economía nacional en 2020, de las más pronunciadas de la región, con el dinamismo más débil durante el segundo trimestre del año.

erp