Pekín.- Más de una empresa europea de cada cinco (22%) implantada en China contempla reorientar sus inversiones en este país hacia otros mercados emergentes debido al alza del coste laboral y a un marco jurídico incierto, según una investigación publicada el martes.

"China se convierte en un mercado estratégico cada vez más importante para las empresas europeas, pero una proporción significativa podría reorientar sus inversiones y abandonar China, cada vez más onerosa, hacia otros países", según una investigación de la Cámara de Comercio Europea en China a la que respondieron 557 empresas miembros.

El 78% de estas empresas se muestra optimista en cuanto a un crecimiento de sus operaciones en China en los próximos dos años, pero solo 36% prevé una evolución favorable de su rentabilidad, según la investigación.

Para crecer en China, 52% de las empresas prevé una expansión hacia regiones de China en las que todavía no están implantadas, entre otras en el interior del país donde los salarios son más bajos y donde algunas provincias dan medidas incitativas a las empresas extranjeras.

Las tres principales preocupaciones de las empresas europeas en China son la desaceleración económica en China, para 65% de ellas, el aumento del coste laboral (63%), y la desaceleración económica mundial (62%), según la investigación.

Sobre la evolución del coste laboral, 59% de las empresas consultadas dicen ser pesimistas a corto plazo, un proporción que se dispara hasta 75% en el caso de aquellas implantadas en el triángulo de Cantón, Hong Kong y Macao, en el sur del país.

"Cuando miramos al marco reglamentario, observamos que hubo pocos progresos", deploró el presidente de la Cámara, Davide Cucina, durante la presentación de la investigación.

"Una empresa de cada dos pierde ocasiones (en el mercado chino) debido a las trabas reglamentarias" que favorecen a otras empresa, añadió.

"Hay otros mercados que se abren en el mundo", subrayó.

apr