El precio del gas licuado de petróleo (LP) para los consumidores mexicanos incrementó 3.6% o 66 centavos por kilogramo en promedio nacional en un mes, al 15 de junio de este año, con lo que el cilindro más utilizado, de 20 kilogramos, cuesta casi 380 pesos, 13 pesos más en un mes.

En comparación con los precios reportados hace un año por los permisionarios a la Comisión Reguladora de Energía (CRE), este combustible utilizado por al menos siete de cada 10 hogares ha tenido un incremento de precio de 29%, o 4.2 pesos por kilogramo, es decir, en un año el cilindro de 20 kilogramos aumentó 85 pesos.

Las autoridades y los permisionarios que comercializan este gas aseguran que los aumentos en lo que va del año se deben a que se transfieren los incrementos en los precios de ventas de primera mano de Petróleos Mexicanos (Pemex), que a su vez toma como referencia al índice Mont Belvieu del sur de Estados Unidos. Según la Administración de Información Energética de Estados Unidos, el precio spot del propano (con el cual se compone en más de 60% al gas LP en las refinerías y centros procesadores de gas) ha aumentado 13% en un año, pero cabe resaltar que en la comparación entre mayo y junio se observó una reducción de 8.5%, al pasar de 0.94 a 0.86 dólares por galón.

Dado que los precios spot se toman en dólares, la depreciación del peso frente al dólar influyó en los incrementos, puesto que el dólar pasó de 19.59 a 20.42 pesos entre el promedio de mayo y el de la primera quincena de junio, con un alza de 4.2 por ciento.

Los casi 750 permisionarios que realizan distribución de gas LP compran más de 70% del combustible a Petróleos Mexicanos (Pemex) y el resto, a importadores privados. Por tanto, tienen los mismos precios de venta de primera mano por parte de la estatal, que lo vende en pesos y reportó disminuciones de 3.4% en promedio entre los precios que otorgó en mayo y los de junio, al pasar de 12.20 a 11.70 pesos por kilo sin IVA en el promedio de sus 25 puntos de entrega, ahorro que no se ha transferido en el promedio nacional a los consumidores.

Los precios spot en el país vecino del norte aumentan conforme se incrementa la demanda y comienzan a reducirse los inventarios de propano, fenómeno estacional que se observa en cada verano. Entre los primeros 15 días de mayo y el mismo lapso de junio, estos reservorios aumentaron en más de 40%, por lo que en consecuencia los precios de referencia están a la baja.

Falta de competencia

La semana pasada, la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece) publicó el documento “Transición hacia Mercados Competidos de Energía: Gas Licuado de Petróleo (LP)”, en el que denunció integración vertical de pocos jugadores en los distintos eslabones de la cadena de valor de este combustible, derivado de que ha habido pocas solicitudes para que el organismo emita su opinión favorable al respecto, como establece la ley.

Ante ello, la Cofece asegura que una mayor competencia tendría un impacto favorable para los precios, luego de que, según sus cálculos, un aumento en el número de competidores tiene como impacto reducciones relevantes en el precio promedio final del gas LP. Por ejemplo, cuando en una región se incrementa de uno a dos el número de distribuidores, los precios pueden ser menores hasta en 6.5%, determinó.

Por su parte, las asociaciones de Distribuidores de Gas LP (ADG) y de Distribuidores de Gas LP del Interior (Adigas) aseguraron que sí existe competencia, pero con barreras administrativas de entrada que impiden la llegada de nuevos jugadores al mercado.

kgarcia@eleconomista.com.mx