El costo total no recuperable para finiquitar los 692 contratos pendientes del proyecto cancelado del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) en Texcoco ascenderá a 71,000 millones de pesos, que serán liquidados en los próximos meses, detalló el titular de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), Javier Jiménez Espriú.

En conferencia de prensa concedida por instrucciones del presidente Andrés Manuel López Obrador, Jiménez Espriú detalló que el valor total de los contratos ascendió a 189,634 millones de pesos. A lo largo de los últimos siete meses se analizó qué compromisos se habían cubierto y qué obras se habían ejecutado ya, así como los que tenían posibilidad de ser cancelados, para llegar a un monto final a pagar por la obra cancelada. Tras este análisis, determinó que de obras ya realizadas y compromisos ya satisfechos se deben todavía 60,291 millones de pesos.

 

Además, por otros gastos reconocidos no recuperables por parte de los contratistas, se deberán pagar 14,932 millones de pesos adicionales. Con ello, el total que se reconoce a los contratistas asciende a 75,223 millones de pesos.

“Cuando comenzamos este análisis calculamos que los compromisos rondarían 100,000 millones, hoy vemos que nos salió 25,000 millones de pesos más barato, lo cual es una buena noticia”, dijo.

Sin embargo, el gobierno obtuvo devoluciones de material, como miles de millones de kilogramos de basalto y tezontle adjudicado, además de 140,000 toneladas de acero que en conjunto representan una recuperación de 4,000 millones de pesos, y que podrán ser utilizados en obras prioritarias como el Tren Maya, la refinería de Dos Bocas y el aeropuerto de Santa Lucía.

Al descontar este monto fue que se determinó la deuda final que aún queda por la cancelación del aeropuerto de Texcoco, en que todos los contratos han sido finiquitados legalmente, según la SCT.

 

Fin de la concesión

“Informamos que con esto se ha dado por terminada la concesión que para ese fin fue otorgada por parte de la Dirección General de Aeronáutica Civil con el Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México (GACM) para construir la obra de Texcoco”, dijo Jiménez Espriú.

Cabe recordar que el presupuesto para el proyecto en Texcoco ascendía a 285,000 millones de pesos, por lo que finiquitar todos los contratos requirió 26% de ese presupuesto. Sin embargo, la dependencia ha sido notificada de 64 amparos contra sus actos en lo que va del año, de los cuales 60 se relacionan con la cancelación del aeropuerto de Texcoco. “La terminación de la concesión no afecta ni afectará en modo alguno las suspensiones concedidas y el GACM mantiene la obligación de cumplir con las obligaciones que le impusieron los jueces en las diversas suspensiones”, detalló Carlos Sánchez, titular de la unidad de Asuntos Jurídicos de la dependencia.

Además, recordó que el año pasado se llegó al acuerdo con los tenedores de bonos. Se cambiaron las condiciones de crédito con la recompra de 1,800 millones de dólares y los restantes 4,200 millones se liquidarán en 19 años, luego de que el financiamiento anteriormente pactado comprometía recursos totales de 6,000 millones de dólares, a pagarse en 30 años.

En el Fideicomiso para el Desarrollo del Nuevo Aeropuerto quedan 35,500 millones de pesos hasta este 27 de agosto, detallaron. En tanto, todavía hay pagos pendientes, como gastos por 500 millones de pesos en 24 contratos que se mantendrán vigentes para algunas actividades. Por la mañana, el presidente López Obrador afirmó que va adelante la construcción del aeropuerto comercial Santa Lucía, a pesar de la “lluvia de amparos” que han interpuesto ciudadanos y organizaciones sociales. “Va el Aeropuerto Felipe Ángeles en la Base Aérea Militar de Santa Lucía. Va, a pesar de la lluvia de amparos”. (Con información de Jorge Monroy)

NAIM; historia

[email protected]