La corrupción es el mayor obstáculo para los negocios en México, la cual tiene presencia en todo tipo de transacciones, desde el pago para acceder a servicios supuestamente gratuitos -como la recolección de basura-, hasta el desvío de recursos públicos, aseguró el presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), Juan Pablo Castañón.

El líder empresarial reconoció que el problema no se reduce al sector público, sino también es de empresas, ciudadanos y las organizaciones civiles, por lo cual urgió a los poderes Ejecutivo y Legislativo a nombrar, con transparencia e imparcialidad, a un fiscal autónomo e independiente.

Además demandó a los Congresos locales a aprobar las reformas necesarias para la implementación del Sistema Nacional Anticorrupción en los estados y municipios, ya que es una exigencia de la ciudadanía y una necesidad para el desarrollo de la sociedad y el país, acotó.

"Las consecuencias de la corrupción son graves en términos económicos y sociales: de acuerdo con datos del Fondo Monetario Internacional, en países con altos niveles de corrupción, la inversión es hasta 5% menor, y de acuerdo con diversas organizaciones como el Foro Económico Mundial, el Banco de México, el Banco Mundial y el Centro de Estudios Económicos del Sector Privado, la corrupción oscila entre 2% y 10% del PIB, ese es nuestro costo.

A nivel individual, Transparencia Mexicana estima que se dedica 14% del ingreso promedio anual a pagos extraoficiales , lamentó el presidente del CCE en su mensaje semanal.

El combate a la corrupción es impostergable, sentenció Juan Pablo Castañón, así que tenemos que asumir la responsabilidad con el futuro de nuestro país. Las acciones que tomemos hoy para cerrar los espacios a la corrupción, serán la base de una sociedad más justa, próspera y equitativa para todos , abundó.

De acuerdo con el líder empresarial, México vive una crisis de representación porque el 91% de los ciudadanos no confía en los partidos políticos; el 83% en los legisladores y el 80% no cree en el sistema judicial, esto es una crisis de instituciones .

El presidente del CCE se pronunció por hacer frente a este problema que es un lastre para el desarrollo; reduce nuestra capacidad para hacer negocios, para desarrollar las empresas, inhibe la inversión extranjera directa, incluso la inversión nacional también, limita el acceso a la seguridad y la justicia, y amenaza la representatividad de nuestra democracia.

[email protected]

erp