A unas semanas de que se cumpla el primer año de la reforma laboral, la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) mantiene las pláticas virtuales de capacitación en las que ha dejado en claro que la implementación de la ley seguirá adelante, y sobre todo que la materialización de la democracia sindical corresponde a los trabajadores.

Alfredo Domínguez Marrufo, subsecretario de Trabajo, afirmó que "no se va a imponer la democracia por decreto, los trabajadores tienen que demandar a sus líderes y empleadores que se respeten sus libertades y derechos".

El funcionario comentó  que aún se mantiene un importante número de contratos colectivos de protección.

"El gran reto hoy es que los trabajadores asuman estos derechos como propios, porque la Constitución y reglamentos son sólo los cimientos del gran edificio que tienen que construir trabajadores y empleadores en nuestro país", dijo Domínguez Marrufo.

Añadió que tres de cada cuatro sindicatos tienen contratos colectivos de protección; por ello la reforma busca que la democracia sindical se impulsa con la votación libre, secreto, personal y directo dentro del sindicalismo para evitar la corrupción y soborno en la negociación de los contratos colectivos.

"Negociación auténtica, se sustenta en que las directivas sindicales y las comisiones que revisan las negociaciones estén respaldados por los trabajadores, ya que fueron electos por voto personal, libre secreto y directo. Una vez que se acuerdan los términos de la negociación, éstos tienen que pasar por la aprobación mayoritaria por los trabajadores, bajo el mismo método de votación".

Respecto al uso de los recursos de los sindicatos, Domínguez Marrufo dijo que "los trabajadores pueden primero presentar una queja ante las instancias del mismo, si no hay respuesta pueden presentar una queja ante el Centro Federal de Conciliación y Registro, Laboral, porque  los trabajadores tienen derecho a conocer cómo se manejan sus cuotas. Por malversación de fondos sindicales existen sanciones".

kg