El brote del coronavirus podría reducir los objetivos trazados en el acuerdo comercial fase 1 entre China y Estados Unidos, según previsiones del gobierno estadounidense.

En particular, es probable que el brote de coronavirus en China reduzca la demanda de importación de productos agrícolas.

Por lo tanto, las exportaciones agrícolas adicionales de Estados Unidos a China pueden no alcanzar el objetivo de 32,000 millones de dólares en dos años.

La continua propagación del coronavirus está afectando la salud pública y la economía de China, y puede afectar su capacidad y disposición para cumplir con los compromisos en el acuerdo de la fase 1. El acuerdo incluye una cláusula que exhorta a las partes a iniciar consultas si “un desastre natural u otro evento imprevisible fuera del control de las partes retrasa el cumplimiento oportuno de sus obligaciones”.

Hasta ahora, China no ha solicitado que sus compromisos serán renunciados o suspendidos.

El 15 de enero, el presidente Donald Trump y el viceprimer ministro chino Liu He firmaron un acuerdo comercial de fase 1. Forma parte de un esfuerzo por resolver las tensiones comerciales que han estado en curso desde marzo del 2018, cuando la Oficina del Representante Comercial de Estados Unidos (USTR) publicó su investigación de la Sección 301 sobre las prácticas de distorsión comercial de China.

El acuerdo incluye compromisos de China para comprar un adicional de 200,000 millones de dólares en productos estadounidenses desde los niveles del 2017 en cuatro sectores (bienes manufacturados, servicios, productos agrícolas y energía) durante los próximos dos años.

También China hizo nuevas promesas de no manipular su moneda, proteger la propiedad intelectual extranjera y abstenerse de obligar a las compañías extranjeras a transferir tecnología.

Los productos agrícolas son una de las principales exportaciones de Estados Unidos al mercado chino, pero históricamente, de acuerdo con el gobierno de Trump, China ha utilizado barreras no arancelarias para restringir productos de mayor valor agregado, como carnes procesadas o productos orgánicos.

Según el nuevo acuerdo, las autoridades de importación chinas ahora permitirán la importación de carne de res, cerdo y carne procesada que pase la inspección del Servicio de Inspección y Seguridad Alimentaria de la Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos (FDA).

China se comprometió a reducir el periodo de revisión y aprobación para productos genéticamente modificados a “no más de 24 meses”, por debajo del periodo de aprobación actual de cinco a siete años. El acuerdo de la fase 1 requiere que China simplifique y acelere su proceso de revisión y aprobación notoriamente complicado para la biotecnología agrícola.

La nueva revisión tomará menos de dos años desde la presentación formal de la solicitud hasta la decisión final sobre un producto. Los pasos escritos en el acuerdo comercial destinados a acelerar el proceso incluyen la aceptación de solicitudes para productos biotecnológicos agrícolas durante todo el año, y “no solicitar información innecesaria para evaluar la seguridad de un producto para su uso previsto”.

[email protected]