Las autoridades surcoreanas anunciaron este jueves que han ordenado a Volkswagen llamar a revisión 125,500 vehículos con motores diésel, tras demostrar en una investigación propia que el fabricante alemán los equipó con un programa fraudulento.

Volkswagen admitió que hasta 11 millones de vehículos con motores diésel en todo el mundo fueron dotados de un programa que permite superar de forma fraudulenta los controles antipolución.

NOTICIA: ¿Qué representa Volkswagen para el mundo?

Al anunciar los resultados de los exámenes efectuados, el ministerio surcoreano de Medio Ambiente precisó que ha impuesto una multa a la empresa de 14,100 millones de wons (12.3 millones de dólares).

En un comunicado, Volkswagen informó que presentará el 6 de enero al ministerio un plan detallado sobre esa llamada a revisión, y la mejora de las emisiones de gases de los coches afectados.

Los coches afectados fueron vendidos en su mayoría en Corea del Sur entre 2008 y 2015, e incluyen modelos como el Tiguan, el Beetle y el Audi Q5, Q3 y A4.

NOTICIA: VW ofrece amnistía a quien informe sobre engaños

El ministerio de Medio Ambiente de Corea del Sur efectuó exámenes en seis modelos vendidos por Volkswagen y su marca de lujo Audi, e informó que extenderá la investigación a otros 16 fabricantes locales y extranjeros, para ver si no estarían empleando métodos similares.

Entre esas compañías están BMW, Mercedes, Porsche, Volvo, Peugeot y Ford, así como las surcoreanas Hyundai Motor y Kia Motors. Los exámenes terminarán a finales del próximo abril.

erp