El sistema de pensiones actual es costoso y presenta fuertes presiones para las finanzas públicas, por lo que urge una reforma de pensiones centrada en el trabajador y que incluya a los empleados informales, demandó este lunes el sector patronal de México.

Gustavo de Hoyos, presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), dijo que nuestro país acumula tres reformas en materia de pensiones y solo han servido para sanear las finanzas del gobierno, pero no pensado en el trabajador.

La tasa de reemplazo en México, que se refiere al monto que se recibe de pensión como porcentaje del último sueldo, se encuentra entre el 20% y el 30%; la más baja entre los países de la OCDE. Esto, es reflejo del poco ahorro para el retiro que realizamos los mexicanos; la tasa de aportaciones en nuestro país es apenas del 6.5% del salario, mientras que el estándar internacional es entre dos y tres veces mayor, cuestionó de Hoyos.

“En Coparmex proponemos que gobierno, trabajadores y empresas impulsemos y acompañemos en unidad, una propuesta sostenible para un nuevo sistema de pensiones que cuide las finanzas públicas, pero, sobre todo y más importante aún, que acompañe al trabajador hacia una vejez digna”, refirió.

Una nueva reforma pensionaria, una que verdaderamente resuelva la problemática actual, requiere necesariamente garantizar estos cuatro principios fundamentales: alcance, suficiencia, solvencia y justicia, planteó el dirigente empresarial.

En su mensaje semanal “La Señal Coparmex”, De Hoyos pugnó por implementar acciones para que el sistema de pensiones se convierta en un mecanismo que asegure una vejez digna para todos los mexicanos.

erp