Para evitar que la caída en la actividad económica de México continúe este 2020, el sector patronal planteó seis acciones que dinamizarían el crecimiento económico, con el hecho de que el gobierno federal inyecte confianza a los inversionistas y permita la plena participación de los privados en el rubro energético, posicionar aún más los productos mexicanos en Estados Unidos, brindar seguridad pública, ejercer los presupuestos asignados y detonar a la industria de la construcción.

Gustavo de Hoyos, presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), exhortó a la administración federal a implementar acciones concretas para reactivar e impulsar la economía de México.

Los seis ejes de acción podrían llevar a crecer entre el 1 y el 1.3 % del Producto Interno Bruto (PIB), que aun cuando no es suficiente, porque se aleja de la meta de crecimiento del gobierno federal del 4%, se estaría peor aún de no emprenderlas, pues implicaría un debilitamiento en términos del PIB per cápita.

El líder empresarial refirió que la caída de 0.1% en el PIB de México durante el 2019 responde en gran medida a cuestiones internas como la reducción en la confianza del sector privado; la disminución de la confianza ha afectado la inversión y nos ubica en niveles similares a la recesión económica de 2009.

El fuerte deterioro del sector construcción; la desaceleración de uno de los principales motores de la economía: el consumo. Además de las caídas en los niveles de comercio y el subejercicio y la falta de inversión por parte del gobierno afectó el dinamismo de la economía.

A través de su mensaje semanal La Señal Coparmex, el dirigente de los patrones advirtió que mejorar la confianza empresarial será pieza clave para revertir la perspectiva negativa de la economía mexicana.

“Una decisión clave para la economía del país será permitir la inversión privada en el sector energético. Esto implicará, uno, reducir la incertidumbre en el sector y mandar señales de confianza al sector privado en general, y, dos, quitar presión en finanzas públicas. Hacia adelante no es posible que el Gobierno sostenga a Pemex sin poner en riesgo las finanzas públicas”, estableció De Hoyos.

kg