El sector patronal del país propuso transitar de un modelo de finanzas públicas estatales a uno de federalismo subsidiario y solidario, con reglas de operación claras que favorezcan la rendición de cuentas a los ciudadanos.

El presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), Juan Pablo Castañón, refirió que en el proyecto de Presupuesto de Egresos 2013 se prevén recursos por 1 billón 290,800 millones de pesos para los gobiernos locales por participaciones, aportaciones, convenios de coordinación y otros subsidios, lo que representa, dijo, la partida más grande dentro del mismo.

Ante ello, consideró urgente revisar las condiciones en que se ejercen esos recursos, dado que el nivel de deuda representa 81% del total de la participaciones a los estados contempladas en el Presupuesto de 2012.

Expuso que un concepto humanista fundamental en la interpretación de los procesos económicos es el de sustentabilidad, que en términos de finanzas públicas "se refiere a la obligación que tenemos de no condicionar e hipotecar los recursos de nuestros hijos o de las siguientes generaciones".

En México, apuntó, la deuda pública de los estados crece sin condiciones de transparencia y rendición de cuentas y con el respaldo dependiente de las transferencias federales.

En materia de finanzas públicas locales, señaló que los retos que se enfrentan son la alta dependencia de los recursos federales y poca capacidad de recaudación en los estados, crecimiento sin límite del endeudamiento estatal, opacidad en el ejercicio del gasto e ineficiencia para atender las verdaderas necesidades de sus habitantes.

Ante ello, propuso revisar el Sistema Nacional de Coordinación Fiscal y transitar del federalismo centralizado hacia un modelo de finanzas públicas estatales, con un federalismo subsidiario y solidario, democrático en todos sus componentes y descentralizado en derechos y obligaciones.

Juan Pablo Castañón lamentó que algunas de las entidades más endeudadas del país estén en la lista de los estados menos transparentes en el desglose del gasto público, entre las cuales, de acuerdo al Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO), están Coahuila, Chiapas, Tamaulipas, Sonora y Tabasco.

En tanto, abundó, entre las entidades más endeudadas del país son Coahuila, Quintana Roo, Nuevo León, Distrito Federal y Nayarit, según datos de la Secretaría de Hacienda.

Sostuvo que el problema del gasto público estatal no es sólo de opacidad, sino la eficiencia del gasto, pues en algunas entidades como Michoacán, Tabasco, Puebla, Campeche, Guanajuato, Veracruz y Yucatán, cerca de 40% de los egresos totales locales es destinado al pago de nómina para la burocracia estatal.

Ante ello, el dirigente patronal aseveró que es imposible atender los verdaderos problemas de las personas si la mitad del gasto público, antes que en educación, salud e infraestructura, se gasta en operación de la burocracia estatal.

Castañón recordó que el Pacto por México contempla una nueva Ley Nacional de Responsabilidad Hacendaria y Deuda Pública para las entidades federativas y municipios.

El proyecto debe contener, además de topes al endeudamiento, obligaciones de transparencia y rendición de cuentas, desglose de los recursos del Ramo 28 que ejercen los estados y el reporte detallado por acreedor, plazos y destinos de la deudas pública estatal y municipal, puntualizó.

RDS