El sector patronal del país demandó al presidente Andrés Manuel López que deje de lado su "obsesión" por refinar petróleo e ir contra la corriente mundial, y en cambio enfoque los esfuerzos para que Petróleos Mexicanos (Pemex) se vuelva un negocio productivo con la exploración de combustibles.

Al celebrar el 82 Aniversario de la Expropiación Petrolera, Gustavo de Hoyos, presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), advirtió que si el gobierno actual quiere recuperar la confianza de los inversionistas, es urgente volver a autorizar las asociaciones privadas con Pemex (las llamadas ‘farmouts’).

“Esta medida sería de suma importancia para el país. Además de aliviar la presión de nuestras finanzas públicas, proporcionará un notable impulso a la confianza que tanto requiere la economía y los empresarios, no solo del sector energético, sino del sector privado en su conjunto”, dijo el líder empresarial.

Actualmente, el gobierno morenista construye una refinería y ha concentrado los recursos públicos en un negocio poco productivo, pues la tendencia internacional muestra que 46 refinerías fueron cerradas en Estados Unidos y más de 100 en Japón.

“El suministro básico no es un buen negocio para una empresa petrolera del Estado. Se trata de una tendencia mundial contra la que México va a contracorriente”, dijo Gustavo de Hoyos.

El gobierno de López Obrador debe de enfocar los esfuerzos de Petróleos Mexicanos en la exploración. El 70% de nuestras reservas de petróleo se encuentran en aguas profundas.

De no invertir en exploración no estaremos asegurando la sostenibilidad de la paraestatal a largo plazo. Esta es la principal objeción que encuentran las calificadoras y los mercados en relación a Petróleos Mexicanos, sentenció el dirigente empresarial.

kg