Si el 2014 fue complicado para detonar el Producto Interno Bruto (PIB) de México y las economías iberoamericanas, el próximo año será aún débil , ante la baja de los precios del petróleo y materias primas que aportan la mayor parte de las dividas, acotó Juan Pablo Castañón, presidente de la Coparmex.

Para el 2015 se espera un crecimiento aún débil, de poco más de 2% en promedio, en todos nuestros países (iberoamericanos) , precisó el empresario.

Ante ello, el dirigente de los patrones de México demandó a no caer en tentaciones populistas o regresivas y en cambio, pugnó a los empleadores a emprender acciones como: elevar la calidad de la educación para aumentar el conocimiento de la población y enfocarse en la investigación e innovación; así como mejorar la capacitación laboral para formar el talento humano, alineado a las demandas y necesidades de las empresas y los sectores económicos en general.

Dijo que está comprobado que las regiones que se han especializado en alguna manufactura han elevado el empleo y logrado reducir la pobreza.

mac