Las expresiones escritas y verbales de empresarios, entre ellos Alberto Bailleres o José Antonio Fernández, en contra del populismo, forman parte del ejercicio de la libertad de expresión, son un derecho a participar y no puede considerarse como violatorio de la ley, sentenció Gustavo de Hoyos, presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex).

La convicción del sector patronal es mantener un diálogo democrático, que se traduce en debatir y discutir qué modelo de país resulta más conveniente para todos; qué planteamientos en el orden político y económico se consideran más favorable para el país; y qué perfil deben tener los candidatos a ocupar los distintos cargos de elección popular.

“Mientras mayor apertura le demos al diálogo y mayor disponibilidad de información haya, los ciudadanos contaremos con más elementos para emitir un voto razonado y elegir la opción más acorde a nuestra visión de México”, expresó De Hoyos.

En su mensaje semanal, sostuvo que el liderazgo económico y frecuentemente inspiración de los empresarios frente a la comunidad de personas que es la empresa confiere una gran responsabilidad para promover la participación cívica de sus colaboradores, y como una manifestación de ello, el ejercicio informado y responsable del voto.