Las inversiones de las empresas podrían quedar en stand by si las deudas financieras de las entidades federativas crecen y no se toman cartas en el asunto, advirtió Juan Pablo Castañón, presidente del sector patronal del país.

"En las localidades donde la calificación de deuda de los estados se ha disminuido, hay una alta posibilidad de que la inversión quede en análisis, de tal manera que se requieran mejores gobiernos para poder invertir y confianza hacia la entidad, por eso se tiene que regular", estableció el dirigente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex).

En el marco del Consejo Nacional del sindicato de los patrones, Castañón Castañón dijo que es importante que haya procesos claros para que las empresas puedan desarrollar sus proyectos, pues incluso se ha dado el caso de que aunque un municipio no tenga deuda, afecte el desarrollo de la localidad.

El sector privado propuso que además de una ley para transparentar el uso de los recursos de los estados, se requiere que exista el compromiso y la figura de un consejo ciudadano que le seguimiento desde la contratación de la deuda pública hasta la aplicación de la misma, de tal manera que el gobierno contrate la deuda y la aplique y haya sectores sociales que constate lo que se pidió y se autorice en el congreso, dijo.

"Visité un estado con altos compromisos de deuda, el presidente municipal decía que no tenía deuda y contaba con un crédito de la banca comercial para desarrollar infraestructura, pero ante la baja calificación del estado, no se podía hacer la obra", se quejó el presidente de la Coparmex.

Demandó una estandarización del uso de recursos públicos y buena calificación para que no se entorpezcan obras de infraestructura y se frene el desarrollo, "por eso es importante que atendamos el problema de la deuda de estados y municipios aunque no es punto que no se pueda manejar, pero tiene que ver con la aplicación de norma de responsabilidad", consideró Juan Pablo Castañón.

klm