Monterrey, NL. La Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) Nuevo León manifestó su rechazó a las modificaciones al artículo 388 bis, referente a los contratos colectivos, realizadas por el Senado dentro de la reforma laboral, afirmó Alfonso Garza Garza.

El Presidente de ese organismo, quien representa alrededor de 1,000 patrones de las grandes empresas de Monterrey y su área metropolitana, sostuvo que las consecuencias de aprobar el artículo 388 bis es a todas luces una amenaza para las empresas, ya que deja abierta la posibilidad para que seudolíderes sindicales aprovechen la situación para extorsionar a los patrones con la amenaza de provocar un conflicto laboral.

Además, comentó que se presentará incertidumbre jurídica y mayor carga administrativa para los patrones, las Juntas de Conciliación y Arbitraje verán incrementadas sus labores, de por sí ya rebasadas en su capacidad, y se obstaculizará la creación de nuevas fuentes de empleo.

Se atenta seriamente contra el derecho de confidencialidad de los procesos administrativos, productivos y estratégicos de las empresas , dijo, de aprobarse la modificación al artículo 388 bis.

Además, todo lo anterior generará mayor corrupción, chantaje o extorsión en el medio laboral , advirtió.

Al finalizar la junta mensual de la Coparmex en el Club Industrial, externó: Entendemos la importancia política de llevar a cabo la reforma; sin embargo, las consecuencias de una reforma incompleta, con mayor carga administrativa, creación de mayor burocracia e incertidumbre jurídica es un precio muy alto a pagar .

Agregó que la Coparmex de Nuevo León ve con sorpresa que el Senado ha insertado modificaciones al artículo 388 bis referente a los contratos colectivos, que a todas luces son inaceptables.

atorres@eleconomista.com.mx