La disrupción automotriz que causa la convergencia de las tecnologías eléctrica, de conducción autónoma y la conectividad mejorará la movilidad en las ciudades, pero afectará a la industria tradicional global y a la establecida en México, en especial a las empresas que son proveedoras de autopartes, aseguró Manuel Nieblas, socio líder de Manufactura de Deloitte México, quien les sugiere “evolucionar hacia los nuevos insumos que demandan las tendencias tecnológicas” del siglo XXI, para no quedarse al margen.

“La tecnología de la conducción autónoma tendrá un efecto para los países fabricantes de vehículos como México, por lo que es muy importante que las empresas proveedoras realicen inversiones en las tecnologías de electrónica avanzada y componentes eléctricos (sensores, cámaras, radares y software) para que la Inversión Extranjera Directa (IED) continué llegando a México, como punto importante mundial de fabricación de vehículos”, advirtió Nieblas.

Argumentó que una empresa proveedora puede ser eficiente en la producción de equipo para los vehículos de combustión interna, pero si no evoluciona hacia las tecnologías de conducción autónoma, lo que hace ya no será útil y saldrá del mercado.

La ventaja actual de esta industria relacionada con la mano de obra barata mexicana, con las tecnologías de la conducción autónoma, pasará a segundo plano, por lo que advirtió que la solución para participar en la convergencia tecnológica es integral e incluye la capacitación adecuada de ingenieros en el desarrollo de tecnologías autónomas, pero para hacerlo realidad se necesita inversión tripartita: pública, de las escuelas de la Iniciativa Privada y de la propia industria automotriz.

En suma, sostuvo que “el concepto de mano de obra barata deberá ser sustituido por el de mano de obra calificada, capaz de operar plantas con tecnología de punta, con impresoras 3D y materiales avanzados. México le debe dar la vuelta a este concepto y ser un jugador importante en el nuevo mercado automotriz”, acotó finalmente Manuel Nieblas.

leopoldo.trejo@eleconomista.mx