México debe tener controlada la diseminación del nuevo coronavirus SARS-Cov2 en su territorio para aprovechar las oportunidades que sí se presentarán para que el país se integre a nuevas cadenas de producción que impulsarán al crecimiento económico, advirtió el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

Al interior del reporte América Latina y el Caribe post Covid-19, Retos y Oportunidades, explicaron que aun en el contexto internacional incierto, los cambios en la división internacional del trabajo presentan oportunidades para México.

Destacaron que “las guerras comerciales entre Estados Unidos y China aumentan la incertidumbre para los inversionistas en el país asiático, aunque gran parte del comercio internacional era en realidad más regional que global, es probable que las tendencias aumenten en el futuro”. “Para México esto implica ganar en integración productiva y comercial con Estados Unidos y Canadá”.

En el capítulo para México consignaron que “la capacidad de impulsar la integración de México con Estados Unidos y Canadá depende en términos amplios de continuar construyendo una plataforma confiable para la inversión doméstica y extranjera, y reducir las tensiones políticas que sí ha generado el giro político que representa la actual administración”.

Explicaron que la solidez de las instituciones fiscales y monetarias, así como la ratificación del Acuerdo comercial con Estados Unidos y Canadá (T-MEC) contribuyen positivamente a atraer inversiones al país. Pero subrayaron que “el país debe reforzar capacidades productivas específicas a través de cambios regulatorios y de intervenciones de política que aumenten el dinamismo y la flexibilidad de las industrias”.

ymorales@eleconomista.com.mx