La decisión del gobierno federal de que las Fuerzas Armadas tomen el control administrativo de las aduanas y los puertos de México genera “intranquilidad”, afirmó el Consejo Empresarial Mexicano de Comercio Exterior, Inversión y Tecnología (Comce).

La semana pasada, el presidente Andrés Manuel López Obrador anunció que el Ejército y la Marina tomarán el control administrativo de las 49 aduanas y los 116 puertos de México.

“La decisión anunciada por el Gobierno Federal, indudablemente genera intranquilidad, debido a que podría obstaculizar el flujo de operaciones de comercio exterior”, dijo el Comce en un comunicado de prensa, en el que manifestó su posición “de cautela” con respecto a la medida.

“Con esta decisión, el Gobierno Federal asume una posición de riesgo, porque una mala intervención del Ejército y la Marina en la administración de las aduanas y puertos, incrementará sensiblemente la desconfianza hacia nuestro país como destino de inversiones, provocando inevitablemente, la pérdida de competitividad de las empresas mexicanas, el cierre de negocios, y la consecuente pérdida de empleos”, añadió.

El Comce expuso que la medida tiene la finalidad de abatir la corrupción que priva en ambas áreas, así como combatir el lavado de dinero, narcotráfico y contrabando de mercancías.

Si bien el propósito inmediato es “plausible”, el Comce consideró que esta decisión debe ser temporal, “toda vez que las fuerzas armadas tienen la responsabilidad de vigilar y dar seguridad a las operaciones cotidianas en las aduanas y puertos”.

Aunado a ello, no hay una certeza plena de que las fuerzas armadas cuenten en la experiencia y conocimiento especializados, para atender las distintas transacciones que en ellas se realizan”, argumentó.

El Comce dijo estar a favor de que se erradique la corrupción, el contrabando, el tráfico de armas y drogas en las aduanas y puertos, y que los trabajadores y funcionarios coludidos en malas prácticas sean cesados y castigados en apego a las directrices legales correspondientes.

“Sin embargo, la grave crisis estructural que México vive como consecuencia de la pandemia del Covid-19, demanda la activación de acciones dirigidas a contener la contracción de la economía nacional, y a promover una recuperación gradual y sostenida en el corto plazo”, dijo.

rmorales@eleconomista.com.mx